Obispo y curas piden consulta previa para aprobar proyectos en áreas naturales. Una semana después de haberse suspendido las protestas por el proyecto minero de la compañía Chancadora Centauro, el obispo de Huaraz, Eduardo Velásquez Tarazona, se manifestó en contra de los proyectos mineros que generan focos de contaminación ambiental.

Fuente: diario El Comercio

20/12/2010. Hace una semana la región Áncash estuvo paralizada por los pobladores de Huaraz, quienes protestaban en contra de la minera Chancadora Centauro.

Según una declaración que emitió junto a los sacerdotes de la Diócesis de Huaraz, Velásquez señala que la población tiene el derecho a una vida digna en un ambiente saludable, aunque también reprueba el vandalismo causado durante las manifestaciones que ocasionaron una muerte y decenas de heridos.

En el comunicado, el grupo del clero pide a los congresistas que representan la región que se presente un proyecto de ley para proteger las áreas naturales.

También se resalta que cualquier acción en la zona debe contar con el consentimiento de la población. «Toda actividad minera debe tener en cuenta la aprobación de los habitantes afectados directa e indirectamente. Esta se debe conseguir de manera democrática, mediante consultas populares», señala.

Asimismo, en el comunicado se denuncian otros focos de contaminación que deben ser atendidos como Mesapata (Cátac), Magistral (Chiquián) o California (Yungay).

Para recordar

[6/12/10]

Pobladores de Huambo toman la carretera Pativilca-Huaraz para protestar contra el proyecto minero de la empresa Chancadora Centauro.

[10/12/10]

La manifestación se radicaliza cuando cientos de pobladores ingresan a Huaraz y apedrean entidades públicas y privadas.

[12/12/10]

El paro cesa cuando el Ministerio de Energía y Minas deja sin efecto el permiso de exploración en Huambo.