La coordinadora indígena, expresó que tuvieron que tomar esa medida porque esperaron por meses que les cumplan, por medio de una ley, que no se explotarán minas en la comarca Ngöbe-Buglé.

Miembros de la Coordinadora por la Defensa de los Recursos Naturales y Derechos del Pueblo Ngäbe-Buglé y las fuerzas vivas del distrito de Barú se tomaron en forma simultánea, este lunes, diferentes puntos de la provincia de Chiriquí, para protestar por la falta de cumplimiento de acuerdos pactados con el Gobierno.

 

Entre los puntos incumplidos destacan la ayuda que deberían recibir los más de 50 indígenas heridos con perdigones, en los enfrentamientos del pasado 26 de febrero.

Igualmente, piden apoyo económico para la familia de Abraham Montezuma, quien perdió la vida, producto de un vuelco a la altura de Cerro Moracho, en la Comarca Ngäbe-Buglé, cuando se disponía a participar de las protestas.

Por su parte, en Barú y Paso Canoas, solicitaron la no construcción de la hidroeléctrica de Barro Blanco en el río Tabasará; la reactivación de la zona bananera, la construcción de la carretera de Paso Canoas a Puerto Armuelles a cuatro vías; así como un muelle fiscal y el parque industrial.

El principal punto de la protesta fue el cruce en el distrito de San Félix, cuando, aproximadamente, a la 1:45 de la tarde de ayer, unos 200 indígenas marcharon desde la plaza del distrito y decidieron cerrar un paño de la carretera Interamericana.

En ese lugar, portando cartelones como «basta de mentiras y engaños», los indígenas le enviaron un mensaje al Gobierno sobre los acuerdos incumplidos en cuanto a la ayuda que deberían recibir los más de 50 indígenas que resultaron heridos con perdigones, en los enfrentamientos del pasado 26 de febrero.

Dirigencia.

Rogelio Montezuma, presidente de la coordinadora indígena, manifestó que si no cumplen con lo acordado, estarán realizando nuevamente acciones de protestas mucho más fuertes.

«La discusión del ante- proyecto de ley que presentamos ya debió haberse iniciado; ha pasado mucho tiempo desde el 20 de mayo que se presentó, por lo que queremos respuestas del presidente Ricardo Martinelli», manifestó.

El dirigente indígena hizo un llamado de unidad y fortaleza a los participantes de otras concentraciones como Viguí, donde se cerró la vía, y Barú y San Lorenzo, entre otros.

Por su parte, Ausencio Palacios, de la coordinadora indígena, expresó que tuvieron que tomar esa medida porque esperaron por meses que les cumplan, por medio de una ley, que no se explotarán minas en la comarca Ngöbe-Buglé.

«Nuestra protesta es efectiva en ocho puntos diferentes de la comarca, para informarle a la población que el Gobierno no ha cumplido con ellos ni con los afectados de la manifestación hace meses, y del silencio cómplice que tienen los diputados sobre la ley que prohíbe la minería en esta región», afirmó Palacios.

Durante las protestas se ratificó un plazo no mayor de quince días al Gobierno y a la Asamblea, a fin de que cumplan con los acuerdos establecidos, de lo contrario, la presión será más fuerte, sin importar las consecuencias.

Cabe resaltar que unidades de la Policía Nacional se mantuvieron a lo largo de la vía Interamericana desde tempranas horas de la mañana de ayer.
La vía fue reabierta en su totalidad, aproximadamente a las 3:45 de la tarde, tras dos horas de cierre.