La mina Cerro Blanco, ubicada en las inmediaciones de la frontera con El Salvador no contaminará afirmó hoy el presidente de Guatemala Otto Pérez, ante los señalamientos del hermano país. Organizaciones sociales de ambos países afirman lo contrario y lo fundamentan.

Foto: Instalaciones de la mina Cerro Blanco, departamento de Jutiapa.
Fuente: Siglo 21

El mandatario dijo que la mina Cerro Blanco, ubicada en el departamento oriental de Jutiapa, no contaminará el río Lempa, ni el lago de Güija, este último fronterizo entre Guatemala y El Salvador.

En declaraciones a periodistas el gobernante, en cuyo gobierno se han autorizado una serie de licencias de exploración y explotación para yacimientos de metales preciosos, anunció que a las autoridades salvadoreñas se les han presentado un serie de estudio sobre el impacto en la zona, ubicada a unos 180 kilómetros al oriente de la capital guatemalteca.

Otto Pérez anunció que está dispuesto a reunirse para sostener un mejor diálogo con las autoridades de El Salvador, donde no se autorizan exploraciones mineras.

El canciller salvadoreño Hugo Martínez ha venido a Guatemala para plantearle al Gobierno sobre los riesgos de contaminación que la mina, aun sin operaciones, puede provocar a las aguas del río Lempa, que recorre tres países, y del lago de Güija.

El presidente Pérez explicó que el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales ha realizado diversos estudios «para que ellos (los salvadoreños) puedan tener la certeza y tranquilidad de que no hay ninguna contaminación».