Foto:Las reformas al marco jurídico y las licencias pendientes de explotación son algunos de los temas que avizoran en 2013.

Fuente: El Periódico

La discusión de las reformas a la Ley de Minería, los conflictos sociales y el retraso en la aprobación de licencias son algunos de los retos que proyecta el sector minero para los próximos 12 meses.

A decir de Mario Marroquín, presidente de la Gremial de Industrias Extractivas (Gremix), además de esos retos internos el sector tiene que enfrentar la reestructuración mundial en el tema de las inversiones.

«Si no hay cambios las expectativas son un poco grises», expresó Marroquín al considerar que existen al menos dos proyectos pendientes de iniciar operaciones en el país debido a la conflictividad social.

Pero el enfrentamiento social es un tema de Estado y que podría tener una posible solución el próximo año, explicó Fernando Castellanos, director de minería, del Ministerio de Energía y Minas (MEM).

Las autoridades y el Banco Mundial (BM) han empezado a trabajar en una propuesta para facilitar el diálogo y la resolución de los conflictos que se presentará en 2013, refirió Castellanos.

La licencia de explotación para la minera San Rafael aún espera en el MEM, pues a decir de Castellanos, la conflictividad que genera el proyecto impide que se pueda otorgar el permiso.

Sin embargo, Rafael Maldonado, asesor jurídico del Centro de Acción Legal Ambiental y Social (CALAS), considera que la postura del Gobierno a favor de la inversión minera en el país hará más difícil el diálogo para la reducción de los conflictos sociales.

«Existe una gran cantidad de recursos interpuestos contra la instalación de la mina San Rafael y eso ha impedido que el MEM les dé la licencia», explicó Maldonando.

Cambios a la ley

En octubre el MEM entregó al Congreso el proyecto de reforma a la Ley de Minería, en la que se cambia el porcentaje de regalías que pagan las empresas extractivas; la creación de un consejo y de una empresa estatal minera.

Marroquín espera que el Legislativo deje un plazo para discutir el proyecto antes de su aprobación, pues considera necesario que se haga una revisión técnica de la propuesta.

El proyecto prevé que el pago de regalías por metales preciosos sea del cinco por ciento, por materiales de construcción del uno por ciento, tierras raras del diez por ciento y rocas decorativas el dos por ciento.

Hasta octubre la Superintendencia de Administración Tributaria reportó Q617.6 millones de ingresos provenientes de la actividad de minas y canteras.

Con el permiso de explotación la mina San Rafael podría representar ingresos similares a los de la mina Marlin, sostiene Marroquín. Mientras que para finales de 2013, se espera que la Compañía Guatemalteca de Níquel pase de la fase de pruebas a la extracción del metal.