Comunidades de Victoria del Portete y Tarqui protestan contra los proyectos mineros y apoyan a sus compañeros procesados. Entre las concesiones está la del proyecto Río Blanco, asentado en Molleturo, cuya dueña es la compañía canadiense International Minerals Corporation, IMC.

Colectivos comunitarios se resisten a la presencia de las transnacionales extractoras. En Molleturo, el Frente de Mujeres Defensoras de la Pachamama ha pedido a los ministerios del Ambiente y de Recursos Naturales no Renovables las actas que certifiquen si los habitantes de Molleturo fueron consultados durante la fase de exploración. Lina Solano, dirigente de dicha agrupación, manifiesta que aún no reciben esa documentación, pese a que para las peticiones se apoyan en la Defensoría del Pueblo.

Por su parte, Carlos Pérez, presidente del sistema comunitario de agua Tarqui-Victoria del Portete, espera que el Concejo Cantonal de Cuenca atienda el pedido de las comunidades de declarar libre de minería a esas áreas y el Municipio de Cuenca ejerza su competencia de preservar los recursos hídricos para el consumo humano.

«El Presidente de la República miente, porque las mineras no van a dejar el 60 por ciento de las regalías. El artículo 93 de la Ley de Minería dice el cinco por ciento de las regalías y de ese cinco por ciento, de esa migaja, van a repartir el 60 por ciento para las comunidades. Pero así nos den el 60 por ciento nosotros decimos no gracias, el agua vale más que todo el oro del mundo», manifiesta.