El presidente de Chile, Sebastián Piñera, confirmó que los 33 mineros atrapados en el yacimiento de San José durante 17 días están vivos y una cámara introducida a través de una sonda captó las primeras imágenes de ellos. En el exterior de la mina se produjeron manifestaciones de alegría. Hacia fines de la semana pasada la situación era muy preocupante y los familiares reclamaban más celeridad en el rescate; el gobierno chileno respondíó enviando más carabineros previendo incidentes.

 

Fuentes: BBC e Infobae

«Estamos bien, en el refugio, los 33». Con ese escueto mensaje, enviado a través de una perforadora con un hierro, los mineros se comunicaron con el exterior.

Después de un primer anuncio por parte de los equipos de rescate, el presidente del país, Sebastián Piñera, confirmó la noticia.

«Esto salió hoy día de las entrañas de la montaña, de lo más profundo de esta mina y es el mensaje de nuestros mineros que nos dicen que están vivos, que están unidos», aseguró Piñera ante las cámaras mostrando el trozo de papel escrito en tinta roja que enviaron los trabajadores atrapados.

«Sólo puedo decir en un momento de tanta alegría, viva Chile mierda», agregó el presidente.

Contacto visual

A lo largo de la jornada, se habían ido produciendo avances importantes en los trabajos de rescate y la sonda que está perforando la tierra alcanzó el refugio en se encuentran los trabajadores, 32 de ellos chilenos y un boliviano.

A través de ese conducto, informó el diario La Tercera, una cámara logró captar las primera imágenes del lugar que mostraron a los mineros en buen estado. Piñera aseguró que nueves de ellos saludaron a la cámara y encendieron las luces de sus cascos.

En el exterior del yacimiento de San José, ubicado en las cercanías de Copiapó, a unos 800 kilómetros al norte de Santiago, la expectación es máxima.

Allí, decenas de familiares, trabajadores de rescate y autoridades están congregados en una continua manifestación de júbilo.

En los últimos días, según el colaborador de BBC Mundo en Chile, Rodrigo Bustamante, la esperanza de supervivencia se basó en que los mineros hubieran alcanzado el interior del refugio, donde deberían haber encontrado elementos básicos para continuar con vida.

Proceso largo

Ahora, el objetivo de los equipos de rescate es perforar un túnel con un ancho suficiente que permita la extracción de los trabajadores. Según algunas fuentes, ese trabajo podría tardar todavía alrededor de tres meses.

«El ministro de Minería, Laurence Golborne, explicó que lo urgente es enviar los elementos necesarios para la hidratación y alimentación de los trabajadores», indicó Bustamante.

Para ello, en primer lugar, se procederá a abrir un túnel menor a través del cual se intentará hacer llegar materiales de primera necesidad.

El jefe del equipo de rescate, André Sougarret, explicó que una vez que aseguren el pozo, en las próximas horas se enviará a los mineros agua, alimentos y medicinas. Además, los familiares podrán mantener el contacto con los trabajadores a través de las sondas.

 

Rescate: más carabineros… para los familiares

Fuerzas Especiales de Carabineros y 40 estudiantes de la Escuela de Suboficiales de Santiago
Así lo ordenó el gobierno de Piñera tras las protestas y reclamos del jueves por las familias, a las que se sumó el deseo de varios mineros de ingresar al lugar. Los mineros llevan 15 días atrapados
Fuente: Infobae
22/08/2010. El gobierno chileno ordenó que Fuerzas Especiales de Carabineros y 40 estudiantes de la Escuela de Suboficiales de Santiago se sumen al contingente habitual de seguridad que custodia el yacimiento San José, donde se encuentran atrapados 33 mineros a unos 700 metros bajo tierra.

La decisión se tomó luego de las protestas y reclamos registrados en la noche del jueves por las familias, a las que se sumó el deseo de varios mineros artesanales (pirquineos) de ingresar al lugar para intentar efectuar el rescate.

Los 33 mineros cumplieron quince días atrapados en el yacimiento de cobre y oro San José, en la región de Atacama.

El presidente Sebastián Piñera dijo «que no está dispuesto» a arriesgar ninguna vida para rescatar a los trabajadores que permanecen atrapados, en rechazo de a la propuesta de que trabajadores ingresen a la mina para intentar un rescate de sus colegas.

Andrés Sougarret, uno de los encargados del operativo, aseguró que la sonda más avanzada está en torno a los 540 metros y el domingo se podría llegar a los 700 metros, profundidad en la que se estima están los obreros atrapados.