Agrupaciones ambientalistas y de las comunidades diaguitas esperan que se le revoque la calificación ambiental al proyecto. El ministro de Minería, Hernán de Solminihac, dijo que «ningún proyecto se va a implementar en el país si no cumple la normativa».

Fuente: Cooperativa

Agrupaciones ambientalistas y de las comunidades diaguitas esperan que se le revoque la calificación ambiental al proyecto minero Pascua Lama, luego que la autoridad iniciara una revisión a su permiso.

A pesar que el proyecto se encuentra paralizado tanto por la Superintendencia del Medioambiente, la Justicia y hasta por sus propios dueños, la Comisión de Evaluación Ambiental de Atacama inició la revisión del permiso al controvertido proyecto minero de Pascua Lama.

Esta petición surgió de parte de la misma empresa, quienes afirmaron que el curso de agua del río Estrecho -ubicado en el sector cordillerano del Valle del Huasco- presenta hoy un comportamiento muy distinto a 2006, cuando se efectuó la calificación ambiental.

La abogada master en derecho ambiental de la Universidad Católica, Paulina Riquelme, explicó que el objetivo del proyecto controlado por la firma canadiense Barrick Gold es preventivo y correctivo. Asimismo, mediante esta nueva revisión, es posible que se envíen nuevos antecedentes a la Superintendencia.

«El objetivo de este procedimiento no es sancionador. Sí, la Comisión de Evaluación Ambiental de Atacama detecta infracciones a la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), tiene que derivar esas infracciones al organismo fiscalizador que corresponde, que es la Superintendencia del Medio Ambiente», señaló Riquelme.

Añadió que «este procedimiento de revisión no termina con una revocación, termina con una modificación de la RCA para incorporar todas estas medidas adicionales que se requieren incluir».

subir «Hemos visto los daños»
La única entidad autorizada para impedir su funcionamiento es la Superintendencia de Medioambiente, aunque las comunidades esperan que esta instancia sirva para considerar nuevos antecedentes que permitan una revocación definitiva al proyecto.

Para el vocero de la comunidad diaguita Patay-KO, Rubén Cruz, el daño que Pascua Lama ha generado en la zona es irreparable.

«El proyecto Pascua Lama nació mal y nació para no poder funcionar. O sea, nació sin participación real de las comunidades con una resolución de calificación ambiental donde la gente del valle pudo tener muy poca influencia», declaró.

Cruz expresó que «ya no hay río, está seco. Claramente hemos visto los daños que se han hecho, las personas del valle El Tránsito pueden ver que su río hace más de cuatro meses viene lleno de sedimento, que eso estaba contaminando la tierra y los cultivos».

En tanto, el abogado Álvaro Toro, representante de las comunidades de Alto del Carmen, sostuvo que es claro que Barrick, con esta presentación, pretende hacer creer a la autoridad que el caudal ha sido dañado de manera natural y no por la implementación del proyecto binacional.

«La argumentación que plantea la empresa es que son las razones ambientales naturales las que estarían provocando unos cambios importantes en recursos hídricos de la zona. Nos parece que es absolutamente falto de información», señaló.

Manifestó que, «más aún, hay que considerarlo con mucho cuidado cuando ya tenemos mucha experiencia en otras ocasiones en que Barrick ha falseado información y no ha entregado información oportunamente».

subir «Ningún proyecto se implementará si no cumple»
Por su parte, en conversación con Cooperativa, el ministro de Minería, Hernán de Solminihac, afirmó que ésta es una solicitud específica de la empresa para dar cumplimiento a las instrucciones dadas por la Superintendencia y la Justicia, las que no tienen ninguna influencia en la calificación ambiental.

Sin embargo, el secretario de Estado, indicó que este caso da cuenta de la nueva institucionalidad que tiene el país y que ahora no se aprobará ningún proyecto que no respete el medioambiente.

«Ningún proyecto se va a implementar en el país si no cumple la normativa y se mantiene vigente su implementación durante todo el desarrollo del proyecto, y la operación del proyecto tiene que cumplir con las normativas que se le exige en cada etapa», aseveró De Solminihac.

Agregó que «distintas instituciones que el Estado tiene van a velar para que esos requerimientos se cumplan. La industria, en general, tiene que hacer respetar todas las leyes e instrumentos que el país ha dado para proteger el medio ambiente y la relación con las comunidades».

El pasado 24 de mayo, la Superintendencia del Medio Ambiente paralizó Pascua Lama y aplicó la multa más millonaria de su historia, por 16 millones de dólares.

La entidad reguladora acusó daño ambiental «irreparable» sobre los glaciares y llamó a la empresa a respetar el sistema de manejo de aguas previsto en su Resolución de Calificación Ambiental.