Huanuni: vertido desechos mineros La mitigación de daños ambientales producto de la actividad minera en Bolivia requiere inversiones cuantiosas, reconoció el ministro de Medio Ambiente y Agua, René Orellana. Aseguró que durante la gestión 2010 se deben realizar tareas importantes para atender este tema. La mitigación nunca siginifica una reparación total del daño sino una atemperación de sus niveles o efectos.

Fuente: El diario
23/01/2010. «Los próximos años el reto que tiene el Gobierno es resolver el tema de la contaminación minera y eso implica inversiones con varias acciones concretas (…) este es un tema que requiere inversiones inmediatas y cuantiosas debido a la acumulación de líquidos tóxicos que están dañando las fuentes de aguas dulces», afirmó la autoridad nacional.

Señaló que en las poblaciones cercanas a yacimientos mineros se requieren la construcción de infraestructura en cuanto a diques de colas, controles hidráulicos, plantas de tratamiento de aguas de colas.

La Unión Europea (UE) firmó un convenio con el Gobierno que prevé el financiamiento de 10,9 millones de euros para mitigar los efectos de la contaminación ambiental producida por la explotación minera sobre la cuenca del lago Poopó.

Aseguró que además del caso de Huanuni, que es el que mayores problemas ha generado, se requiere la inversión para mitigar daños en las poblaciones cercanas a Tupiza y varias zonas mineras de Potosí.

«Tenemos proyectos y estamos empezando a ejecutar algunos pequeños proyectos en poblaciones dispersas de menos de 10 habitantes estamos empezando a trabajar en la zona de Caracollo y la joya», informó la autoridad.

Por su parte, el viceministro de Medio Ambiente, Pablo Ramos, aseguró que uno de los mayores logros de su gestión fue decretar a la cuenca de Huanuni como zona de emergencia ambiental.

Las operaciones mineras generan severos impactos negativos al ambiente en todas sus etapas y más aún, cuando están ausentes las medidas de prevención, control, mitigación y fiscalización, como es el caso de nuestro país.

La contaminación minera, especialmente, hacia cuerpos de agua, afecta actualmente a decenas de miles de personas a lo largo de cuencas enteras. Los impactos de la minería se concentran en la región de tierras altas y valles de Bolivia, principalmente en los departamentos de Oruro, Potosí y Chuquisaca, sin embargo, no son exclusivos de estos, verificándose efectos negativos en regiones como los Yungas de La Paz, Pando o la zona de la Chiquitanía.