Autoridades gubernamentales y empresarios de Argentina y Chile se reunieron este jueves en la ciudad de Santiago de Chile para participar del VI Encuentro Minero Argentino Chileno, con el objeto de promover la integración, el comercio y las inversiones en la actividad minera de ambos países.

Fuente: Terra
El encuentro, organizado por la Cámara Chileno Argentina de Comercio, contó con la participación del embajador argentino en Chile, Ginés González García; y el secretario de Minería del Ministerio de Planificación Federal, Jorge Mayoral.

Además, participaron el gobernador de Jujuy y presidente de la Organización Federal de Estados Mineros (OFEMI), Eduardo Fellner; el presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), Martín Dedeu; y el director de Minería de Mendoza, Carlos Molina.

En representación chilena, estuvieron el subsecretario de Minería de ese país, Pablo Wagner; el presidente de la Cámara Chileno Argentina de Comercio, Bruno Ardito; y el titular de la Sociedad Nacional de Minería (SONAMI), Alberto Salas.

Allí, Mayoral presentó la propuesta Argentina a Chile para incorporar en el tratado binacional, un protocolo sobre el litio, con el objeto de investigar de manera conjunta el desarrollo industrial de este insumo, como así también su comercialización.

Esta propuesta implicará el trabajo junto con la OFEMI, principalmente las provincias que cuentan con dicho recurso -Jujuy, Salta y Catamarca-; y la participación de universidades nacionales.

En tanto, Fellner destacó la importancia de integrar al litio en el marco del tratado minero binacional, e invitó a seguir integrando ambas fronteras de la cordillera que unen a Argentina y Chile.

Por otra parte, Mayoral se refirió a los avances del Tratado Minero Argentino Chileno, una herramienta fundacional a nivel mundial que promueve la exploración y producción minera conjunta.

Según un comunicado de la Secretaría de Minería, el funcionario informó que el primer proyecto minero binacional del mundo, Lama Pascua, incrementará su volumen de inversión a 36.800 millones de pesos, para la construcción del proyecto.

«El fortalecimiento y profundización de la relación bilateral se traduce en la suma de las ventajas que posee cada uno de los países, aportando valor agregado en términos de competitividad regional», concluyó Mayoral.