Más de una cuadra colmada de manifestantes con un cálculo de cerca de 6 mil personas marcharon ayer contra las fumigaciones agrotóxicas, exigiendo además expulsar a la multinacional Monsanto de Córdoba y Latinoamérica. La masiva protesta contó con la presencia de Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora) y Sonia Torres de Abuelas Córdoba.

 

Fuente: diario La Mañana de Córdoba

Con carteles que representaban a vecinos fumigados, organizaciones sociales, y movimientos políticos, la manifestación partió cerca de las 18 desde Colón y La Cañada, se trasladó por General Paz para detenerse simbólicamente frente a la Secretaría de Agricultura de la Provincia, y culminó en la Plaza de la Intendencia, donde se realizó un recital junto al grupo Inti Huayra y Raly Barrionuevo.

«Es una convocatoria que realmente emociona. Lo que pasa en Ituzaingó se repite en muchas otras localidades no sólo de Córdoba sino de otras provincias. Por eso hoy están presentes agrupaciones de todo el país. Se está matando gente en todos los lugares. Por ello, en este juicio contra las fumigaciones que está pronto a finalizar, queremos que haya Justicia, no solamente por nosotros sino por todos. Y también nos oponemos a que se instale Monsanto en Córdoba, porque sabemos que va a haber más gente enferma», aseguró Sofía Gatica, una de las referentes de las Madres de Barrio Ituzaingó.

Gatica encabezó ayer esta multitudinaria marcha junto a Nora Cortiñas, cofundadora de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y Sonia Torres, de Abuelas Córdoba.

«Estamos apoyando a las Madres de barrio Ituzaingó para que paren de fumigar. La salud es un derecho humano y acá se están vulnerando ese derecho. Las madres de todo el país tendrían que estar aquí», reflexionó Sonia Torres.

En tanto, Nora Cortiñas indicó que su presencia en esta manifestación tuvo por fin expresar su solidaridad a estas madres «y los pueblos que en estos momentos están siendo envenenados por estas empresas que están instaladas en Europa pero vienen a América latina como si fuéramos el basurero del mundo. Por eso también sumo mi voz para decir que no queremos a Monsanto en Argentina ni en América latina».

La cofundadora de las Madres de Plaza de Mayo dijo además estar orgullosa de la lucha de estas vecinas de barrio Ituzaingó Anexo. «El reclamo en las calles es la única manera de hacerse escuchar. El gobernador no puede hacer oídos sordos a este reclamo».

Por su parte, Merardo Ávila Vázquez, querellante de la causa que originó el juicio contra los productores agropecuarios por contaminación dolosa, aseguró que la contundente marcha de ayer mostró «que la ciudadanía está sensibilizada y que los derechos ambientales y de la salud, son derechos humanos por los cuales hay que luchar, a pesar de que el Gobierno traiga a Córdoba a las peores empresas del mundo a hacer sus negocios en esta provincia».

Ávila Vázquez consideró que el anuncio realizado por el gobernador De la Sota sobre la instalación de Monsanto en la localidad de Malvinas Argentinas, fue «otra forma de ejercer presión a la Justicia» y señaló que «una buena sentencia será un aliento a toda esta lucha».

Cabe recordar que los alegatos en el juicio serán el 31 de julio.

{youtube}gQEHgZbnsJo{/youtube}