Se retomó el juicio por las fumigaciones y pasó a un cuarto intermedio hasta la semana que viene. Se volvió a realizar la inspección ocular. En el cronograma fijado para este juicio, que ya lleva más de un mes, quedó estipulado que lunes y martes se le tomará declaración a nueve testigos, que los alegatos serán el jueves 31 y que el veredicto del Tribunal podría estar para la segunda semana de agosto.

Fuente: diario Día a Día

16/07/2012. Este lunes tuvo lugar la primer audiencia del juicio por fumigaciones en barrio Ituzaingó Anexo después de la feria judicial. En la sala de la Cámara 1ª del Crimen, por compromisos de las partes y el Tribunal, se decidió realizar otro cuarto intermedio hasta el lunes de la semana que viene para continuar con el proceso.

En el cronograma fijado para este juicio, que ya lleva más de un mes, quedó estipulado que lunes y martes se le tomará declaración a nueve testigos, que los alegatos serán el jueves 31 y que el veredicto del Tribunal podría estar para la segunda semana de agosto.

Las fechas fueron modificadas porque la Cámara tiene que llevar adelante durante esta semana uno de los juicios por estafas en el Registro de la Propiedad, y tanto los defensores como la querella tienen otros compromisos pautados. La voluntad del Tribunal es comenzar y terminar con los alegatos el mismo martes 31.

Antes de que se iniciara la feria judicial, el fiscal de cámara Marcelo Novillo Corvalán había ampliado la imputación de Francisco Parra, uno de los productores que está siendo juzgado.

A Parra se lo acusaba de fumigar con un tractor mosquito el 11 de febrero de 2004 en proximidades de barrio Ituzaingó sin respetar los límites impuestos por leyes sobre esa actividad. En el debate, surgió la posibilidad de que el productor podría haber incurrido en ese delito en reiteradas oportunidades y por eso Corvalán extendió la acusación en el tiempo, desde octubre de 2003 hasta febrero de 2004, quedando imputado por autor de contaminación dolosa según el artículo 55 de la ley nacional de Residuos Peligrosos.

Ante este panorama, Juan Manuel Aráoz, el defensor de Parra, se vio obligado a readecuar su estrategia y se conoció que presentó a cinco testigos nuevos para el proceso.

Se trata de la doctora Graciela Nicolás, del Registro Provincial de Tumores; el doctor en química Martín Sarmiento Tagle, de la consultora Galatea, responsable del estudio que indica que se encontró endosulfán en un clavel del aire en el Parque Sarmiento; al presidente del centro vecinal de barrio Ituzaingó Anexo; y un policía de apellido Ibarra, integrante de la Patrulla Ambiental que tomara muestras de tierra en 2004 en el campo de Parra.

Entre los otros cuatro testigos están Ricardo Fernández, toxicólogo del Hospital Infantil, quien tiene explicar los estudios de biomarcadores que detectan presencia de agroquímicos en sangre, realizados en 2010 a 142 niños del barrio; y Marcos Tomasoni, experto en deriva de aeroaplicaciones.

Inspección ocular. Este lunes se aprovechó la jornada para realizar una nueva inspección ocular en Ituzaingó como complemento de la que se hizo en medio de la neblina el 18 de junio. Al lugar asistieron las partes y se recorrieron los campos en los que los vecinos aseguraron ver fumigar al tractor mosquito en 2004.

La inspección llegó hasta los silos y una vivienda que están en los campos de Parra. También incluyó una vista al dispensario Upas 28 de barrio Ituzaingó Anexo para observar el lugar desde donde el personal aseguró ver una avioneta amarilla volando bajo el 1° de febrero de 2008 y «sentir olor fuerte y picazón en la garganta».

Qué se juzga

Causa 2004. Fue ampliada. Es por pulverizaciones cerca de barrio Ituzaingó Anexo con tractor mosquito. Está imputado Francisco Parra, productor de los campos que habrían sido fumigados, como autor de contaminación dolosa.

Causa 2008. Es por fumigaciones realizadas con avioneta el 1° de febrero de 2008 en los mismos campos. Están acusados Edgardo Pancello, piloto aeroaplicador, como autor de contaminación, y Francisco Parra y Alberto Gabrielli, productores, como instigadores del delito.