Graciela Painelaf y Pablo Galperin, integrante de La Tijereta, fueron dos de los vecinos que subió al escenario para contar acerca de las embestidas mineras, el despojo de la tierra y el saqueo de los recursos naturales frente a unas 20 mil personas que se llegaron hasta Neuquén para celebrar por los diez años de gestión obrera en la Fábrica Sin Patrones (Fasinpat, ex Zanon).

Artículo relacionado: Manu Chao, Zanon, No a la mina… un buen trio

Fuente: «La Tijereta» *, Puerta E y La Mañana de Neuquén

23/11/2011. En el escenario cerraba la fiesta Manu Chao, después de la presencia de Jauría, Arbolito y La Bersuit, entre otros.

En una breve exposición,  Graciela Painelaf en representación de las comunidades mapuche tehuelche de Chubyt y Pablo Galperin de la Asamblea de Vecinos de Esquel y hablaron a la multitud en el marco del mega-recital donde confluyó la música, las luchas y una increíble energía.

«Se vivió una energía increíble», contó Pablo Galperin sobre el festejo de Zanón, Manu Chao y el No a la Mina. Escuchá acá un extracto de la nota a Pablo Galperin

* De lunes a viernes, de 9 a 13, por Radio Kalewche

Video de los vecinos hablando de la problemática minera

{youtube}hGDvu7bW4-w{/youtube}

Manu Chao: «Lucho para un mundo más justo»

Manu Chao llegó ayer a la fábrica de Zanon para festejar los 10 años de control obrero. El franco-español se presentará hoy, a las 21.30, junto a Bersuit, Jauría, Arbolito y bandas locales.

La apertura de puertas será a las 15. Las entradas tienen un valor de $80 y se pueden comprar en la fábrica. Como en cada festival de Zanon, «La seguridad la hacemos entre todos».

Neuquén > «La verdad que es un honor estar aquí. Hace dos años no se pudo hacer pero de palabra se pactó que algún día se haría y hoy es una inmensa felicidad estar en la fábrica para apoyar a los obreros de Zanon». Con estas palabras Manu Chao inició la conferencia de prensa, que ayer ofreció en el playón de la fábrica que hoy festejará los 10 años de control obreros con la actuación del cantante franco-español que arribó desde Mendoza.

Contento y de buena predisposición, el músico habló principalmente de cómo está la crisis en el Viejo Continente y tomó por ejemplo lo acontecido en la ahora Fasinpat (Fábrica sin patrones).

«Mucha fábricas están cerrando y hay una crisis dura y cruel en Europa. Como siempre los que llevan las fábricas se van sin tomar las responsabilidades. El trabajo de acá (por Zanon) es importante y precursor porque mucha gente pueden hacer los mismo en Europa. Esto que sucede en Zanon sigue siendo un laboratorio para muchas cosas que pueden acontecer por hoy en día la cosa está realmente mal», señaló Manu Chao. Y agregó: «Como músicos con nuestros altavoces creo que somos útiles con lo que está aconteciendo en Neuquén. Mucha gente en Europa habla y nos había hablado de lo que acontecía aquí y siempre me insistió para que llegaramos a conocer a los compañeros, y hoy estamos apoyando fisicamente la causa».

Hace largas semanas los estudiantes chilenos están luchando y manifestándose en las calles en demanda de una educación pública gratuita y de calidad. Sobre el tema, que también toca de cerca de muchos países, el ex Mano Negra señaló que «hace años por el Mundo entero la educación pública está en peligro. Están recortando mucho a nivel de dinero y están intentando privilegiar una educación a dos niveles (la de pago y la gratuita)… Habló por mi familia porque mi madre siempre luchó por eso y la educación tiene que ser libre y gratuita», dijo Manu Chao.

Mundialmente a partir de su canto a Manu Caho se la ha caracterizado como un anti globalizador. Sin ambargo, el músiso aseguró que «no le gusta que se le pongan etiquetas», ya que lucha por un mundo más justo.

«Lucho por un mundo más justo y más posible para los hijos de todos. Nunca me ha gustado que me pongan cualquier etiqueta. Lo importante es representarse a sí mismo y juntarse todos para representar luego un movimiento más horizontal que es lo que hoy en día está aconteciendo con los indignados en España. Eso es efectivo en el sentido porque enfrente no saben cómo manejar eso. Ni la prensa oficialista, ni los políticos porque a ellos les interesa que haya cabezas visibles para poder personalizar un movimiento. Entonces es importante no poder darles esa oportunidad. La única cabeza visible que hay es la masa.

Desde sus inicios en la música, Manu Chao ha recorrido el planeta y ha sabido interpretar los problemas de cada país que visitó. Muchas de esas experiencias se reflejan en las letras, de un hombre que considera que viajar es un privilegio que no es de todos. «Hoy viajar es una suerte y es una escuela de vida. Pero, desgraciadamente, en este mundo poder viajar es un privilegio que no está dado a todos. Hay problemas de papeles de quién tiene pasaporte y quién no o de quién nació de un lado o del otro. Hace un mes hicimos un concierto solidario en Arizona (Estados Unidos) para todos los compañeros que sufren de las nuevas leyes de migraciones que son súper discriminatorias. El tema va empeorando porque cada día cierran más las fronteras. Y eso creo que es la incoherencia de cada día. Es algo utópico pero la «clave» es un mejor repartimiento de dinero a nivel mundial».

Vuelven los rancios

Hoy, en España, se realizarán elecciones y un total de 35.779.208 personas elegirán un nuevo gobierno, que según las encuesta será de Derecha. Teniendo en cuenta que vive en ese país el creador de «Clandestino» opinó: «Mañana (por hoy) parece ser que vuelve lo rancio. Van a llegar de nuevo unos políticos a los que considero impresentables y para nosotros siempre fueron una desgracia. Creo que el pueblo español se está equivocando y las cosas se van a poner bien tensas».