ManuChao_zanon_2011_aficheAún estoy temblando, amigos… El domingo a las 6 de la mañana salimos con cuatro vecinos hacia la ciudad de Neuquén. El objetivo era, para mi por lo menos, que la bandera esté allá, poder ayudar a que la causa siga creciendo, panfletear, hablar con la gente, contar sobre lo que nos está pasando… Y esos objetivos fueron cumplidos…AMPLIA-MENTE… Aún estoy temblando, amigos…

 

Ver también Manu Chao en Zanón: vecinos de Esquel repudiaron desde el escenario la embestida minera

Por Laura Ortíz

22/11/2011. Entonces, llegamos. Mas o menos a las 2 estabamos en frente de Zanon, Control Obrero. La primera impresión mía fue que era una feria, algunos vendían artesanías, otros querían que nos «aliniaramos» a sus diferentes partidismos, otros que nos «alienaramos» y así…
Todavía estoy temblando, amigos…

Nosotros, tranquilos, juntos, paseamos nuestro muñeco («Pacha»). Zanón no nos daba pelota, estaban en otra. Pero cada vez nos miraban un poquito más. Como no nos dejaban entrar, ni tendríamos stand, como creíamos, empezamos nuestra humilde panfleteada…
Sigo temblando…

No se porque se dan estas cosas, pero así sucede. Será que aún sigo enamorada de La Reina (así llamo a la Lucha de Esquel). Será que La Reina tiene encanto. No se que será. Pero así sucede. «Uds son de Esquel.» Afirmó el primer osado. Como sucedió cuando fuí a Rawson, o a Catamarca o a tantos lugares…
Tengo la piel de gallina…

Y comenzaron a aparecer las sonrisas. «Uds son de Esquel». Repetían. Y sonreían. Zanón ya comenzó a conocernos. «Uds. son de Esquel» y se acercaron a charlar. «Y como están? Y como va eso?»
Una lágrima se asoma, amigos… Aún estoy temblando…

Y de pronto apareció el amigo: «Yo soy del Foro Patagónico», dijo. «Soy de Madryn». Y peló un panfleto que decía «No a la mina»…
(Silencio, amigos…estoy temblando…)

Y entonces apareció la charla y llegaron otros amigos y uno de los más jovenes trajo una «birra» para compartir el calor de la tarde y la lapicera que no anda y escribir en un papelito cualquiera una dirección de mail y la risa y la charla y la definición que nos dió el amigo del Fasp Madryn «Somos guerreros» sentenció con mucha paz en sus ojos.
(…)

Y Zanon ya nos reconoció y nos preguntó. Entonces, en la puerta, comenzamos a hablar con uno de ellos. «Contame», le dije. «Contame como fue esto». Y… dijo. Entonces contó.
«La fábrica nos mandó el telegrama de despido a todos el mismo día… Y nosotros no sabíamos que hacer. Preguntamos por qué. Nos contestaron que la fábrica estaba en quiebra… Nosotros sabiamos que no era cierto… Y empezamos a hablar entre los compañeros ¿Qué ibamos a hacer? Entonces, les pedimos que abran los libros. Que nos digan y nos muestren en números, la quiebra. Nunca quisieron… Entonces, entramos…Tres meses estuvimos así. Y un día dijimos vamos a prender las máquinas…
(Piel de gallina… mía)

Preguntamos como era el tema del gas – siguió- y así empezamos a trabajar. Pero la verdad no sabíamos para donde ibamos, nosotros. Sabiamos que la fábrica podía funcionar. Si nosotros sabíamos cuanto entraba y cuanto salía. Nosotros eramos los que trabajabamos. Pero todo se iba afuera (al exterior).
Y un día… un 8 de mayo fue (o de abril) la gente se enteró que nos mandaban la policía…que nos querían desalojar… y la gente comenzó a arrimarse… empezaron a llegar… (al hombre grandote y con camisa de grafa, se le llenaron los ojos de lágrimas)… Nosotros nunca vamos a dejar de agradecer… Nosotros estamos acá gracias a la gente… La fábrica es del Pueblo…»
Ya mis lágrimas salen con descaro…

A los 10 minutos estabamos adentro. La puta!…
Amigos, aun estoy temblando…

Esa gran máquina humana en perfecta armonía. Nadie estaba apurado. Nadie empujaba a nadie. No había ningún sacadito. La gente sonreía. Y todos parecíamos amigos. Estabamos en la misma vereda… No había policía…
Cada uno haciendo lo que se le cantaba, el que quería bailar, lo hacía, o cantar, o saltar desaforadamente… Y todos sonreían… (Seguramente ya estaría así, yo, con esa cara que veía en esos miles de compañeros de lucha que no conocía…)
Nos encontramos, entonces, con el resto de la gente de Esquel, algunos se habían perdido, otros habían llegado en colectivo, todos eramos de Esquel, todos eramos Asamblea…
(sss…ay…es todo una sensación…)

Entonces nos llamaron. Estaba por tocar Manu Chao. «Que el No a la Mina de Esquel se acerque a la izquierda del escenario.» Y ahí fuimos. Cuando pasabamos desde atrás hasta adelante y veían la remera de Nehúen, murmuraban «Esos son de la Asamblea», «Esos son de Esquel».
La mierda que es fuerte…

Nos acercamos. Conocimos a Mai de la Asamblea de Buenos Aires. Y entablamos un vínculo. La charla. Las anécdotas. La lucha es una sola.
Y cantamos y bailamos y aplaudimos a los que se animaron a decir verdades.
El de «Las Manos de Filippi» cantó: «Todo aquel que piense que Kristina no es igual, tiene que saber que no es así, que es igual de hija de puta». Y todo el mundo aplaudió y se rió. Veinte mil personas.
Uno de la Bersuit Vergarabat dijo: «Tenemos buenas noticias, también. El cuadro del dictador Videla ha sido bajado…» (ovación) «pero también debemos recordar que es el mismo gobierno el que mató hace muy pocos días descaradamente a Ferreyra». El público estalló. Veinte mil personas. No todo lo que brilla es oro…

«Después del cuarto tema» dijo Mai. «El los va a recibir». 
No puedo dejar de temblar…

Y nos presentó. Manu Chao nos presentó. Veinte mil personas. Y entramos. Esquel estaba presente…
La energía que se siente ahí arriba no tiene descripción… 
Mi corazón late muy fuerte…

Primero habló Graciela, como parte del pueblo mapuche. La gente decía «Mari mari, lamgnen», «Marici weu, marici weu, marici weu»… Y se levantaban las manos como cuando saludamos al sol. Cuando baja el negüen.
Después habló Pablo. Asamblea de Esquel: Presente! Ahora las manos se cerraron. Como cuando nos manifestamos y levantamos nuestras manos en son de lucha, de resistencia…
La gente hacía silencio. Nos escucharon. Veinte mil personas. Aplaudían. Vitoreaban…
Y el abrazo con Manu Chao, mientras todos, las veinte mil personas, aplaudían y gritaban…
Aún estoy temblando, amigos…

Después parte de la Asamblea de Vecinos Autoconvodados por el No a la mina de Esquel, conoció a Manu Chao. Fuimos los únicos priviligiados, junto con los compañeros de Zanón (ya era como si nos conocieramos desde siempre, risas, chistes, miradas, etce).

Le contamos de nuestra problemática, le dijimos que nuestro gobierno no nos escuchaba, lo invitamos a conocer el lugar que estabamos protegiendo. Dijo que iba a venir. Dijo que contaramos con él para todo lo que necesitaramos. Se llevó panfletos. Dijo que estabamos juntos para siempre. Pasito a paso. Se llevó nuestros abrazos, nuestras sonrisas..
.Aún estoy temblando, amigos…

Gracias, Vida! SEGUIMOS EN LUCHA!!

PROXIMA PARADA: 4 DE DICIEMBRE DE 2011, CUMPLIMOS 9 AÑOS DE NUESTRA PRIMER MANIFESTACIÓN MASIVA!!!!!!