Según explicaron desde la secretaría de Control Minero, el río Las Taguas ya está limpio. Además, confirmaron que el derrame de cianuro en Veladero no generó daño ni en la flora ni en la fauna de la zona. Con el cerrojo informativo pro minero que lo caracteriza, el gobierno giojista sin proponérselo desmiente a Barrick Gold que en un comunicado negó contaminación.

Ver también: 

Fuentes: Diario de Cuyo y Marcelo Giraud

El secretario de Gestión Ambiental y Control Minero, Marcelo Ghiglione, dio a conocer los últimos estudios realizados en la zona afectada por el derrame de cianuro ocurrido en la mina Veladero. Aseguró que el río Las Taguas ya está limpio. Mientras que, en el río Potrerillos quedan entre 0,03 y 0,07 partes por millón de cianuro, lo que calificó como “mínimos vestigios”.

Sin embargo, los «mínimos vestigios» de 0,07 ppm aún presentes en el río Potrerillos, está apenas por debajo del límite legal de 0,1 ppm en fuentes de agua para bebida humana, y aún supera por 14 veces el máximo para protección de vida acuática. (1)

Se debe destacar que el gobieno sanjuanino ha demorado más 48 horas para brindar este tipo de informaciones cuantitativas, cuando las mayores concentraciones se produjeron en las primeras horas de ocurrido el derrame.

No han indicado ni la empresa ni el gobierno cuál es el volumen de solución cianurada que se derramó «oficialmente» -15.000 litros fue lo que informaron trabajadores a sus familias, pero empresa y gobierno dijeron «una pequeña cantidad»- y en qué concentración.

Ghiglione explicó en Radio Light que “básicamente ya pasó el problema. En menos de 48 horas se negativizó el contenido en el Río la Taguas. Así que su agua es apta para la vida humana y acuática. Mientras que, en Potrerillos queda muy poco excedente, hay que tener en cuenta que en él la medición más alta fue de 5 partes por millón. Eso midió después del incidente”.

Por otro lado, detalló que “hemos hecho una revisión de daños y no hemos encontrado especímenes de fauna muerta. Tampoco hemos hallado especímenes de flora que hayan sufrido daño”. Y agregó que “estas tareas están siendo realizadas por un biólogo de apellido Cortez, que es de Jáchal. Lo aclaro para darle tranquilidad a la gente”.

En cuanto a lo que se está haciendo en este momento, explicó que “ya estamos tomando tareas de limpieza precautorias, como recoger algún resto de hielo que esté cerca y llevándolo a lixiviación en valle». Para finalizar, afirmó que «creería que ya han pasado los momentos más crudos del incidente”.

(1) El Código Alimentario Argentino (ley 18.284) estipula en 0,1 partes por millón (0,1 ppm) equivalentes a 0,1 miligramos/litro el máximo de cianuro en alimentos y el mismo máximo establece para fuentes de agua para bebida humana la ley 24.585 «de protección ambiental minera»y en 0.005 ppm (0,005 ppm) equivalentes a 0,005 miligramos/litro para laprotección de vida acuática.