El oficialismo aprobó la creación de EMIR S.A., la empresa minera estatal rionegrina. Fue durante una escandalosa sesión: la legisladora Ana Piccinini se levantó de su banca y a los gritos increpó a los parlamentarios Mendioroz y Odarda. En tanto, Arabela Carreras fundamentó el proyecto y destacó los alcances sociales, ambientales y económicos de la nueva estructura y la política minera provincial.

Fuente: diario Río Negro

08/06/2012. En medio de gritos y acusaciones cruzadas, la mayoría legislativa del Frente para la Victoria aprobó el proyecto de creación de la Empresa Minera Rionegrina S.A.. Durante el debate, la legisladora del FpV Ana Piccinini se levantó de su banca y, a los gritos, recriminó a Bautista Mendioroz (UCR) y Magdalena Odarda (ARI) por cuestiones políticas vinculadas con la anterior gestión radical.

En ese contexto, se procedió a la votación.

Previamente, lLa legisladora del FpV, Arabela Carreras, destacó la creación de la empresa minera EMIR S.A., y remarcó la importancia para el desarrollo económico, ya que la industria minera cumplirá un rol relevante en virtud de que el suelo rionegrino contiene un potencial escasamente explotado y, en muchos casos, inexplorado.

Con la creación del COPEAM, Consejo Ambiental Minero, que estará integrado por las universidades, las comunidades locales, los pueblos originarios, las organizaciones ambientalistas y las instituciones de prestigio de nuestra sociedad, se garantiza al ciudadano el cuidado ambiental, fundamental para la calidad de vida.

En la sesión del parlamento rionegrino que se llevó a cabo en el día de hoy, Carreras comenzó su discurso utilizando la misma frase de Raúl Scalabrini Ortiz que eligió el diputado, Agustín Rossi, el día que se aprobaba en la Cámara de Diputados de la Nación la Nacionalización de YPF:

Recordó que Scalabrini Ortiz planteaba: «Desalojemos de nuestra inteligencia la idea de la facilidad. No es tarea fácil la que hemos acometido. Pero no es tarea ingrata. Luchar por un alto fin es el goce mayor que se ofrece a la perspectiva del hombre. Luchar es, en cierta manera, sinónimo de vivir. Se lucha con la gleba para extraer un puñado de trigo. Se lucha con el mar para transportar de un extremo a otro del planeta mercaderías y ansiedades. Se lucha con la pluma. Se lucha con la espada. El que no lucha, se estanca, como el agua. El que se estanca, se pudre».

La Legisladora subrayó que «constituye una herramienta más de las que este gobierno necesita para sacar a esta provincia del estancamiento, para concretar los objetivos de desarrollo económico y productivo de la Provincia de Río Negro».

«Nos comprometimos a llevar adelante las medidas necesarias para poner de pie a una provincia devastada, carente de estrategias de desarrollo por parte del Estado. En materia minera, la política que llevamos adelante es coherente y consecuente con los compromisos asumidos. Dijimos que nos íbamos ocupar de la sustentabilidad de toda la actividad. Recordemos que el concepto de sustentabilidad aborda tres aspectos: el ambiental, el social y el económico», expresó Carreras.

Describió además «los tres conceptos de la siguiente manera: Sustentabilidad ambiental y cuidado del medio ambiente; sustentabilidad y licencia social; y sustentabilidad económica, para mayor participación del Estado en las ganancias».

Sobre el primer punto, planteó: «Creamos el COPEAM a los efectos de garantizar la participación de los diferentes sectores de nuestra sociedad en el cuidado del medio ambiente, un bien tan preciado por todos nosotros. Este Consejo, que está en proceso de reglamentación, permitirá evaluar, desde una perspectiva de sustentabilidad ambiental, cualquier proyecto de extracción de minerales en nuestro territorio».

En cuanto a la licencia social, la parlamentaria dijo que «se impuso por ley la obligatoriedad de la audiencia pública a todo proyecto minero en la provincia. Ningún proyecto minero podrá ser llevado adelante si no reúne un aval mayoritario de la ciudadanía, que expresará su opinión en el ámbito de una audiencia pública».

En tanto, en relación a la sustentabilidad económica, explicó que «necesitamos ejercer soberanía sobre nuestros recursos naturales para que su explotación redunde en beneficio del conjunto de la sociedad rionegrina. Creando esta empresa, entramos en sintonía con un proceso de reivindicación del rol del Estado que se da en nuestro país, a nivel nacional y en el conjunto de las provincias argentinas, y también se da en latinoamérica en los diferentes países que están dirigidos por gobiernos populares y soberanos».

La parlamentaria citó varios ejemplos de creación de empresas mineras provinciales, como el caso de JEMSE (Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado), creada en Jujuy el año pasado; o de FOMICRUZ, en la provincia de Santa Cruz, que ya lleva años de experiencia y de exitoso funcionamiento.

Asimismo, las provincias mineras argentinas se han agrupado en la OFEMI, Organización Federal de Estados Mineros, con el fin de llevar adelante acciones de conjunto que fortalezcan las posiciones de los Estados, en defensa de los intereses de sus pueblos, frente a las presiones de las corporaciones internacionales.

También, se ha impulsado, desde el Estado Nacional, la nacionalización de YPF, lo que produjo un cambio de paradigma: el petróleo deja de ser un commodity para YPF y pasa a ser un insumo básico para el crecimiento y desarrollo económico del país.

Carreras pronunció que «la debacle de los mercados financieros internacionales y convencionales hace que muchos capitales se refugien en las materias primas, lo que contribuye a aumentar los precios por lo que grandes volúmenes de recursos naturales se exportan como commodities. Como resultado, en los ’90 asistimos a una política extractiva que podríamos llamar, desde una nueva perspectiva, como extractivismo clásico, propio de los gobiernos conservadores, donde las empresas transnacionales tienen un rol determinante, el Estado es funcional a esa transnacionalización y existen regulaciones y controles acotados». La parlamentaria añadió: «Bajo los gobiernos progresistas de latinoamérica tuvieron lugar varios cambios sustanciales, que configuran lo que algunos denominan el neoextractivismo.

Tal es el caso de la nacionalización de los recursos (petróleo y gas en Bolivia, Ecuador y Venezuela). En este nuevo modelo, el Estado juega un papel mucho más activo, por ejemplo con la empresa petrolera venezolana, PDVSA o, ahora en Argentina, con la nueva YPF».

Este es el marco innovador en el que se inserta la creación de la empresa minera. Sin embargo, Carreras expresó: «No alcanza con reivindicar para el Estado la propiedad de los recursos o la participación en las ganancias del negocio minero. Lo importante es saber qué se hace con ese excedente, producto de las exportaciones de materias primas».

Carreras prosigue con el artículo 2 de la ley, donde «se establece el objeto de esta empresa. Allí se hace referencia a todos los aspectos atinentes al desarrollo de la minería en nuestra provincia, desde la investigación y prospección, hasta la explotación y la industrialización. Esto resulta fundamental para que esta industria pueda multiplicar las fuentes de trabajo para que cada vez menos rionegrinos estén al margen de la equidad y la justicia social».

La legisladora barilochense evocó el discurso de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en Cerro Vanguardia: «Allí Cristina recordó cómo era San Julián antes de la mina, un pueblo parado cuya expresión más significativa era ‘el último que apague la luz’ y describió cómo cambió esta población, hoy pujante, cuyos habitantes pueden proyectar un futuro».

«Es importante generar recursos precisamente allí donde no existen otras fuentes de ingresos, donde no hay otras industrias que alcancen para satisfacer las necesidades de la población, donde los rionegrinos buscan trabajo desde hace años y no lo encuentran, donde los rionegrinos se ven obligados a emigrar hacia las periferias de otras ciudades, donde tampoco hay trabajo suficiente para todos», manifestó la parlamentaria.

En el artículo 3 de la ley, se establece que el Estado Provincial tendrá el dominio político de la Empresa dado que retendrá para sí, como mínimo, el 60 % de las acciones. En el artículo 4, se hace referencia al capital de EMiR S.A.

Con respecto a la existencia en nuestra provincia de importantes áreas mineras vacantes, Carreras señaló: «Son áreas sistemáticamente solicitadas por privados y que el Estado otorgaba, asistiendo como espectador del negocio minero del que se beneficiaban unos pocos a costa de los recursos de todos».

«Para revertir esta situación, nuestra EMiR S.A. deberá contar con personal técnico capacitado para identificar áreas mineras vacantes y solicitarlas, en competencia con los particulares. Para que los objetivos de esta ley se cumplan debemos lograr posicionar a la empresa en el negocio minero con la propiedad de concesiones y con la elaboración de proyectos que en estado germinal permitan asociarse a otras empresas para su desarrollo y la explotación», expresó la legisladora.

Asimismo, en el artículo 5, se establece el rol del Ministerio de Producción de la Provincia en relación con esta nueva empresa. Y en el artículo 6 se explicita que la empresa se someterá a los organismos constitucionales de control a los efectos de garantizar su transparencia en el manejo de los fondos.

Como conclusión, la Legisladora del FpV remarcó: «Es importante mencionar por qué se ha elegido la figura de Sociedad Anónima para esta empresa. Al igual que YPF, el gobierno de Río Negro decide dejar a EMIR dentro de la órbita de la ley de sociedades comerciales para que sea capaz de competir en un mercado difícil, competitivo, donde se requiere agilidad».

«Queremos que esta empresa sea rentable, no para que se beneficien unos pocos dueños privados, sino para generar inversión, investigación, desarrollo, ciencia, tecnología, capacitación, exploración y explotación. Ese es nuestro proyecto para EMiR S.A.», finalizó Arabela Carreras.