De un padrón de 6.780 personas concurrieron a las urnas unas 1.700, equivalente a una cuarta parte de los potenciales votantes, de las cuales el 83% avaló la construcción de la quinta planta nuclear del país en Sierra Grande. Organizaciones sociales de Sierra Grande y de otros puntos de Río Negro adelantaron su repudio a la consulta popular por estar basada en falsas promesas.

Fuente: Agencia Periodística Patagónica

El intendente Nelson Iribarren, con el aval del senador nacional Miguel Pichetto y dirigentes del PRO, impulsó este plebiscito como paso inicial para ir por la derogación de la ley provincial que prohíbe este tipo de emprendimiento.

El triunfo del sí respaldaría ahora el objetivo de ir a la justicia para declarar la inconstitucionalidad de la norma rionegrina, aunque la poca concurrencia, un 25% del padrón habilitado, también le da argumentos a los que están en contra de la energía nuclear para quitarle representatividad al sondeo.

La Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Sierra Grande y Playas Doradas afirmó días atrás sobre la consulta popular que «Con ésta iniciativa el bienestar del pueblo cada día se aleja más, porque coloca a los vecinos en confrontaciones inútiles, mientras los funcionarios ocupan horas de trabajo para proyectos que no generan beneficio social.»

La Asamblea junto a numerosas organizaciones sociales locales y provinciales también denunció que «Una consulta popular que desconoce la Ley provincial y la Ordenanza Municipal –votada entonces también por el actual intendente empecinado hoy en la convocatoria- no hace más que generar falsas expectativas además de ser un gasto innecesario que el pueblo de Sierra Grande no está en condicione de afrontar. Así lo demuestran obras necesarias que no se concretan por falta de presupuesto. Pero sin embargo, se pretenden gastar más de 200 mil pesos en esta consulta estéril, que pretende ser solo una encuesta local.»

El PJ/FpV de Sierra Grande llamó a no concurrir a la consulta, y puede argumentar que si hubo baja participación es por esta postura, que se corresponde a la buena elección en las PASO y octubre en la localidad.

Hoy durante la elección se los vio juntos, respaldando la consulta y con una pública postura al sí a la planta, al senador Pichetto, al intendente Iribarren y al diputado nacional del PRO, Sergio Wisky.

Pichetto precisamente dijo hoy al votar que Sierra Grande no se puede perder “la posibilidad de una inversión que superará los 8000 millones de dólares, cinco veces mas de lo que significó Hipasam para esta ciudad”.