Los trabajadores se van enterando por sus supervisores que la única salida de la empresa de capitales chinos para soportar la crisis es el despido. La minera tiene además un importante pasivo financiero, sumado al excesivo costo de producción y logística que caracterizan al yacimiento Sierra Grande. Según explican desde MCC Minera Sierra Grande, la abrupta caída del precio del hierro hace inviable la empresa con los casi 500 trabajadores que tiene.

Ver también: Minera Troy Resources acordó «retiros voluntarios» de trabajadores en mina Casposo

Fuente: Río Negro

Se reunieron en el Ministerio de Trabajo de la Nación las autoridades de la MCC con el gremio AOMA, que rechazó la propuesta empresarial. Incertidumbre para los 491 trabajadores.
Clima tenso y rumores. Esas palabras definen el momento actual de la MCC Minera Sierra Grande, que tiene preocupados a autoridades y especialmente a los trabajadores de la empresa que explota la mina de hierro del sudeste rionegrino.

El escenario de crisis y las posibles medidas a adoptar por parte de la empresa en el corto plazo fueron los temas centrales de la audiencia entre las autoridades de la MCC con representantes de la Asociación obrera Minera Argentina, AOMA, que se realizó el lunes pasado, en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Aunque el contenido de la charla no se divulgó, el secretario adjunto de AOMA a nivel nacional, Carlos Almirón, aseguró que «rechazamos la propuesta que acercaron los representantes de la minera MCC». El gremialista no quiso dar más detalles: «No sería bueno que los trabajadores se enteren por los medios antes de que hablemos con ellos», expresó. En la misma sintonía se manifestó el titular de AOMA de Sierra Grande, Raúl Poltronetti.

Lo cierto es que dentro de la MCC los trabajadores se van enterando por sus propios supervisores que la única salida de la empresa para soportar la situación de crisis es el despido.

Por estas horas, el gerente de la empresa Cheng Qifang permanecía en Buenos Aires con sus asesores.

Hace pocos meses, la MCC había explicado a las autoridades municipales, provinciales y nacionales que frente a la coyuntura internacional por la que atraviesa el mercado del concentrado de hierro, la compañía enfrenta un gran desafío para poder mantener activas las operaciones. Según explicaron en ese momento, la abrupta caída del precio del hierro –de 140 dólares la tonelada, pasó a 40– hace inviable la empresa con los casi 500 trabajadores que tiene.

La minera tiene además un importante pasivo financiero acumulando, sumado al excesivo costo de producción y logística que caracterizan al yacimiento Sierra Grande. En el balance del cierre del ejercicio 2014 «MCC-MSG tuvo un quebranto de 222 millones de pesos y ha acumulado un pasivo de 1.390 millones de pesos, mientras que las pérdidas registradas durante el primer semestre de 2015 ascienden a los 99 millones de pesos».

Ayer, el intendente de Sierra Grande Renzo Tamburrini estaba al tanto del arribo del gerente de Buenos Aires y esperaba novedades. «Estamos buscando algún beneficio para garantizar el empleo, las negociaciones son incipientes», señaló. Por otra parte el electo intendente Nelson Iribarren, se reunió esta semana con el gobernador Alberto Weretilneck y la crisis de la MCC estuvo en la agenda.