En el marco de la marcha número 43 contra la megaminería, los vecinos autoconvocados enumeraron una serie de consecuencias ante este tipo de explotación minera. Aseguraron que esta actividad no es un «motor de desarrollo» de la economía nacional.
Fuente: AN Bariloche
En una nueva convocatoria realizada por la Asamblea de Vecinos contra la Megaminería, se recalcó que la movilización es «contra la mentira» y por ello decidieron exponer sobre la temática ante la opinión pública.

«Nada nos va a parar, les vamos a gastar las calles a marchas hasta que nos devuelvan la ley anticianuro», expresaron. La marcha se detuvo en cada esquina para repartir volantes con la declaración de la Asamblea de Vecinos, mientras que «en cada parada se leía alguna de las mentiras y esto atrajo la atención de mucha gente que paseaba por el centro cívico de Bariloche».

«Es importante comprender que la megaminería la imponen no solo las corporaciones con mucho dinero, sino también un poder político cómplice y algunos medios que buscan confundir la información», insistieron en un comunicado de prensa.

Además, explicaron que para la confección de la Declaración que dieron a conocer, se basaron en fragmentos del libro «15 mitos y realidades de la minería transnacional en Argentina», de Svampa y Viale.

En este sentido destacaron que la lucha no es contra todo tipo de minería, sino contra la megaminería a gran escala, y denunciaron una metodología «de acusar a quienes nos oponemos a estos emprendimientos, es solo la punta del iceberg, ya que también hay amedrentamientos, amenazas, represiones, abuso del poder judicial para criminalizar a la gente y difamación de funcionarios armando campañas mediáticas».

En otro punto destacaron que la minería no es un motor de desarrollo que impulsa la economía nacional ya que las grandes empresas «vienen a la Argentina solo para llevarse la materia prima, aquí no queda nada, o mejor dicho queda la destrucción y la contaminación de nuestros suelos y nuestros recursos naturales».

«Por esta razón la Asamblea de Bariloche, como sujeto político, se pone firme en la demarcación de los límites: de este lado estamos quienes sostenemos una posición de defensa del agua y el territorio, del otro lado las corporaciones del saqueo y la contaminación», afirmaron.