Vecinos autoconvocados de Las Coloradas presentaron ayer un reclamo administrativo en Casa de Gobierno para que se cancele la concesión minera a favor de la empresa Southern Copper. Aseguraron que «agentes» de la firma están presionando en el pueblo para revertir la postura contra el proyecto minero.

Fuente: Río Negro

El sacerdote de la localidad, ubicada en la zona centro de la provincia, e integrante de la asamblea de vecinos autoconvocados, Martín Gottle, informó en una conferencia de prensa la solicitud que presentaron en la Gobernación.

Estuvo acompañado por el abogado Pablo Zúñiga y por los pobladores Alicia Pintos y Jorge Zúñiga.

«El intendente de Las Coloradas (Lucrecio Varela) y el secretario de Ambiente Ricardo Esquivel prometieron que no se va hacer el proyecto mientras no haya consenso social. Pero a la vez dicen que hay voluntad de hacerlo. No nos dan ninguna seguridad», sostuvo Gottle.

Los vecinos se movilizaron hace dos meses y lograron suspender la audiencia pública que avalaría el proyecto de exploración de una mina de cobre en cercanías a la localidad, comprometiendo el río Catan Lil.

Ahora pidieron que directamente se cancele la concesión otorgada a la empresa de origen mexicano.

«La empresa tiene agentes dentro de Las Coloradas. Van y vienen, alquilan casas, ofrecen cosas y negocian», relató el sacerdote.

Denunció que esos referentes de la empresa «trabajan para modificar la voluntad de la población».

Fue precisamente la decisión de los vecinos de oponerse al proyecto de exploración la que derivó en la suspensión de la audiencia pública que había sido convocada por la provincia.

Indicó que en dos semanas juntaron firmas contra la minera de más del 50% del padrón electoral.

«De 50 pobladores, uno no firma, pero la mayoría está en contra», agregó.

El abogado Zúñiga remarcó que el pueblo ha vivido austeramente y feliz durante más de 80 años y que quieren continuar así.

«Si los dejamos entrar no sabemos cuándo se irán y cómo nos dejarán la tierra», aseveró el profesional.

Los vecinos recordaron que Southern Cooper contaminó 300 metros cuadrados de costa en la Bahía de Ite, en Perú y que está condenada por «ecocidio» por el tribunal de Amsterdam.

Agregaron que la firma ha sido también acusada por actos de corrupción.

Los vecinos realizan actividades para concientizar sobre los daños de la megaminería.