En contraposición a lo sucedido en la Capital riojana, donde los representantes de los clubes posaron despreocupados para las fotos con su camisetas minera, ayer a las 21, la plaza principal «Caudillos Federales» fue testigo de la quema de la indumentaria entregada por el gobierno de Beder.

Fuente: FM Radio Municipal

07/06/2012. Así, demostrando que en Chilecito la historia es otra, el Club Atlético continúa firme con su oposición en contra a la megaminería contaminante incinerando las remeras mineras «en repudio al atropello del gobierno, porque se aprovecha de las necesidades que tienen los clubes».

En diálogo con FM Comarca 94.5 Mhz., el presidente del Club Atlético Chilecito, Carlos Illanes, confirmó la quema de remeras mineras entregadas por el coordinador ejecutivo e indicó que esta acción «en repudio a este tipo de medidas y atropellos que hace el gobierno», será concretada este miércoles a las 21.

Como es habitual, la plaza principal de nuestra ciudad sede de la expresión ciudadana, donde esta vez realizarán «un acto más de todos lo que se está haciendo en contra de las medidas que está tomando este gobierno respecto a la explotación minera a cielo abierto», remarcó.

Asimismo, relató que desde hace años, desde la entidad mantiene su postura respecto a determinados temas como el caso de la megaminería contaminante. «Decidimos no usarlas y vamos a hacer un acto en repudio a este tipo de cosas que hace el gobierno tratando de cambiar la mentalidad y aprovechándose de la necesidades que tienen todos los clubes».

En ese sentido, admitió la dificultad económica que atraviesa que «una institución especialmente deportiva», y aunque reconoció recibir ayuda por parte del municipio, insistió que «las necesidades siguen porque hay que mantener el club y un montón de cosas, y en base a eso se aprovechan y quieren cambiar la mentalidad a la gente haciendo esta campaña, gastando plata del mismo Estado para introducir y decir que la minería es responsable, y que hay que hacerlo porque es el único futuro».

No obstante «personalmente, no lo creo y tampoco lo compartimos institucionalmente», reiteró el presidente de un club que optó por continuar manteniendo sus convicciones, por sobre los beneficios que hoy brinda el gobierno provincial.