Agradecemos a los compañeros y compañeras de Diario Chilecito www.diariochilecito.com.ar por el aporte para la corrección de un error involuntario en el II Informe sobre Laguna Brava, respecto de la conversión a dólares de la rentabilidad del negocio fraguado alrededor de la venta de nuestra agua a Chile del caudal del Río Blanco.

Foto: Río Blanco o Salado

Por Asambleas Ciudadanas Riojanas
Concretamente a la periodista Natalia Petric, y su excelente artículo del 12‐10‐12 titulado «Agua que no has de beber… dejámela vender»

Confirmamos entonces:
‐Caudal en venta del Río Blanco: 2.000 litros x segundo: 172.800.000 litros/día.
‐En metros cúbicos: 172.800 metros cúbicos/día.
‐Oferta chilena: U$S 0.5.‐ por m3.

Rectificamos cifras del negocio:
Por día: U$S 86.400.‐
Por mes: U$S 2.592.000.‐
Por año: U$S 31.104.000.‐

En pesos argentinos:
Cálculo a dólar USA $4.60.‐: $143.078.400.‐

Síntesis:
Rentabilidad del «negocito»: casi 2 millones 600 mil dólares por mes.

Reafirmamos que sea de 130, 100, 70, o 30 millones de dólares anuales el negocio de los testaferros, tercerizadores o SAPEM, el eje sigue siendo que este gobierno le pone precio de facto a un Bien Social que no le pertenece. No es una mercancía, y para cualquier provincia, más aun la nuestra que es la de menor cantidad de agua del país, su valor (y no su precio) es incalculable e innegociable.

El agua es un derecho humano

El volumen de agua entregado en silencio a mineras en Chile en este caso puntual, es de 172 millones 800 mil litros por día, una cifra escalofriante comparada al escasísimo caudal disponible, no ya para actividades agrícolas o ganaderas ni mucho menos mineras, sino para el consumo humano básico de toda la población de nuestra provincia.

Respecto del argumento oficial sobre la «alta salinidad» del agua en la zona en cuestión y su supuesta «inutilidad para otros usos», está rotundamente desmentido desde Chile donde por el contrario, legisladores confirman que una parte del caudal comprado a La Rioja será tercerizado para actividades agrícolas de la III Región debido a la «altísima calidad del agua» del Río Blanco.

Este gobierno esquizofrénico ha sancionado decenas de leyes declarando «emergencias hídricas» en los últimos años, muchas de ellas aun vigentes, mientras por otro lado se empecina en arrodillar a la provincia a manos del Plan Minero y Nuclear, la radicación de la planta de procesamiento de uranio Dioxitek de la CNEA en Capital aún con una Ordenanza que lo prohíbe, cede cientos de miles de hectáreas a las multinacionales mineras, entrega nuestra Reserva Ramsar Laguna Brava, niega la existencia de glaciares, y rifa nuestro Bien Social más preciado a espaldas de un pueblo que ya le ha dicho NO masivamente.

Continúa la persecución política a compañeros y compañeras, las judicializaciones de las protestas pacíficas, la desfinanciación de Municipios que no avalan la mega minería, la acción permanente de grupos de choque pagados por el gobierno, y el apriete a trabajadores precarizados para llevarlos como rehenes a «apoyar» una gestión que se cae a pedazos. No tan sólo en el tema ambiental, sino en la libertad de prensa, la transparencia y difusión pública de los actos de gobierno, la falta de independencia judicial y legislativa, la crisis sanitaria, financiera, salarial, y el despilafarro de miles de millones en innumerables pseudo empresas SAPEM (Sociedades Anónimas con Participación Estatal Mayoritaria).