Lo reveló la comitiva del Gobierno que negoció con quienes habían tomado las comunas rurales. Además fueron reincorporados 15 empleados. Hubo duras críticas para los diputados que se oponen a la explotación minera. Es clave la reunión del miércoles,cuando los funcionarios regresen al interior.

Fuente: Jornada

Minera Argenta reincorporó a 15 de los despedidos que cumplían labores en la meseta. Otras 37 personas quedaron desempleadas pero la empresa les pagará un bono de 1.600 pesos durante todo el año. Así lo confirmaron el secretario de Trabajo, Marcial Paz y el subsecretario de Asuntos Municipales, Néstor Hourcade. En declaraciones que reprodujo FM Bahía Engaño de Rawson, los funcionarios aseguraron que la toma de las comunas rurales de Gan Gan y Gastre fueron pacíficas y que la misión de la comitiva oficial fue «escuchar a la gente y garantizar, además de realizar un exhaustivo análisis de la situación».

El tema que más inquieto a los manifestantes fue su futuro laboral y la necesidad de saber cómo las comunas de la meseta podrían subsistir si los proyectos mineros, como el de Pan American Silver, no avanzan. «Se firmó un acta compromiso y el miércoles regresaremos –apuntaron los funcionarios provinciales-. Los vecinos quieren ser parte de las discusiones para saber de qué vivirá la meseta y reclaman una mesa donde estén representados todos los sectores de la meseta, con el Gobierno y las empresas privadas».

Según Paz, la empresa no informó a Fontana 50 sobre los despidos. «No cumplió con su obligación de comunicarlo a los organismos del Estado y la situación es más gravosa cuando son despidos». En este sentido, aseguró que los enviados oficiales viajaron para resolver un «conflicto laboral» pero los extrabajadores no formalizaron un reclamo contra la empresa. «Les ofrecimos mecanismos de resguardo de sus derechos y llevamos la tranquilidad de que el Gobierno defenderá el empleo y la producción».

En cuanto a la chance de sanciones a Minera Argenta, recordaron que la empresa tiene una concesión otorgada por el Gobierno. «No descartamos ninguna posibilidad de analizar alguna sanción, siempre en el marco de ser objetivos, prudentes y cumplir con la ley», dijeron los funcionarios.

Se preocuparon por aclarar que la empresa pagó las indemnizaciones de ley y hasta «nos encontramos con una sorpresa satisfactoria desde el punto de vista de nuestra experiencia, porque hace a la contención de los trabajadores: se acordó que se les pagaría un bono por este año y es un mensaje a los trabajadores de que la firma tiene la voluntad de seguir la actividad en la comarca». El único referente de PAS en las reuniones fue Daniel Pérez Martínez, a cargo del Proyecto Navidad. Y la versión oficial fue que la minera ya no necesitaba tantos empleados en esta etapa de su exploración y que de hecho, «en los últimos años les dio otras actividades para mantenerlos ocupados».

Por su parte, los trabajadores de Gan Gan y Gastre están atentos a lo que suceda el miércoles cuando las autoridades regresen a la meseta con novedades respecto de la solución que necesitan los desocupados.

Uno de los despedidos por la subsidiaria de Pan American Silver, Evaristo Cual, dijo en el micro programa «Hablemos de Minería» de FM Esquel, que lo ocurrido fue la crónica de un final anunciado, por todo lo que venía aconteciendo en el plano político con la demora en el tratamiento del marco regulatorio para la minería en Chubut.

«No nos sorprendieron los telegramas de despido pero lo tomamos con dolor y tristeza, aunque sabíamos que iba a pasar», dijo. A la vez comentó que sobre fines del año pasado mantuvieron una reunión con directivos de la empresa minera, ocasión en la que les expusieron los distintos escenarios que se aproximaban.

Uno de esos escenarios planteados era el del tratamiento legislativo del proyecto de marco regulatorio para el sector antes de marzo; otro el del no debate de la norma por distintos motivos; y un tercer escenario era el que se dio a consecuencia de la postergación de la consideración del tema por parte de los diputados, con la obligación para la compañía de tomar una decisión drástica, con despido de personal.

Agradecidos de Argenta

Cual en ese contexto subrayó que «le estamos muy agradecidos a la empresa Argenta, porque es lo que sentimos; necesitábamos para seguir desarrollando las tareas el marco regulatorio, y no teníamos otra cosa para hacer; estábamos sentados en las oficinas sólo cumpliendo horario desde hacía un año».

Si bien fueron 70 despidos, desde unos meses a la fecha, cuando comenzó a caerse la posibilidad de tratamiento del marco regulatorio minero en la Legislatura, fueron 100 las familias que quedaron sin trabajo, abarcando empleos directos e indirectos. Es cantidad es significativa para poblaciones pequeñas como Gan Gan, Gastre, Blancuntre y Lagunita Salada, más aún cuando Argenta privilegió la mano de obra local.

Para Cual, la minería es una alternativa válida para el desarrollo de la meseta que no ha tenido políticas ciertas por cincuenta años, y en el caso hipotético que la empresa se tuviera que ir definitivamente, analizó que «sería como que se nos fue el tren, y volver a estancarnos sin poder desarrollar la zona, para crecer como ciudadanos y vivir dignamente».

En la reunión con funcionarios provinciales, los trabajadores les transmitieron que no les interesaba discutir qué pasó con la demora del abordaje del proyecto legislativo, sino que quieren que cuanto antes ingrese para que los diputados lo traten. Incluso ofrecieron ayuda en lo que puedan aportar para que salga consensuado, «porque no nos interesa quién tuvo la culpa o si se hicieron bien o mal las cosas para el retraso; no culpamos ni al Gobierno ni al Poder Legislativo», afirmó Cual.

Con los días contados

El trabajador expresó que en la meseta la ganadería tiene los días contados, y es la minería la alternativa productiva en esa región, ya que la actividad forestal, siembra de granos o el turismo es imposible allí. Aseveró que la ganadería y la minería pueden convivir, y quieren participar de un plan de desarrollo, ya que consideran que desde un escritorio en Rawson no se pueden tomar las decisiones.

En ese marco Cual invitó a los diputados Oscar Petersen y Anselmo Montes, del Frente para la Victoria, y al radical Roberto Risso, que se oponen con énfasis a la actividad minera, a sentarse a discutir cuáles son las posibilidades de desarrollo de la meseta. «Montes con el impuesto al viento que propone se nos está riendo, y lo espero, si quiere le presto mis zapatos para que salgamos juntos a recorrer la meseta, porque da bronca que haya personas que salen a hablar sin conocer la zona, en contra de una actividad totalmente lícita como la minería».

Contó también que en agosto Argenta se quedó sin presupuesto para seguir brindando energía a Gan Gan y retiró su generador. La población estuvo una semana sin electricidad, ejemplo de que «no tenemos cubiertas ni las necesidades básicas», y por otro lado se refirió a falencias en la oferta educativa. Las expectativas están depositadas en el miércoles, cuando los funcionarios regresen con una respuesta.