Así lo admitió el ministro de Desarrollo Social de Catamarca, Oscar Pfeiffer. Durante una entrevista concedida a EL SIGLO (Tucumán), el funcionario reconoció que con Minera Alumbrera «no llegó el progreso, ni en lo más remoto de lo que esperaban los habitantes». Anticipó que el Gobierno de esa provincia replanteará la relación con la empresa.

13/03/2012. Pfeiffer dijo que el Gobierno catamarqueño es pro minero, aunque reconoció que la actividad no trajo progreso.

La empresa Minera Alumbrera llegó con la promesa de convertir en una suerte de «Las Vegas» a los pueblos cercanos al inmensamente rico yacimiento de Bajo la Alumbrera, en la árida Catamarca. Sin embargo, sólo trajeron contaminación, enfermedades y unos pocos puestos de empleo (apenas superan los 2.000), a punto tal que ni siquiera sus oficinas centrales están allí, sino en Tucumán. Mientras tanto, la firma declaró exportaciones de cobre, oro, plata y molibdeno por 43.848 millones de pesos hasta 2010. Esto sin mencionar los dividendos que le generaron la extracción de los cotizados metales y minerales que componen las denominadas «tierras raras»; y que gracias al ridículamente permisivo Código Minero argentino salen desde el puerto de Rosario sin ningún tipo de gravamen ni control al exterior.

Esta situación, que termina justificando la lucha de los vecinos y organizaciones socio-ambientalistas que viene exigiendo el cierre del yacimiento, hasta el momento no era tenida en cuenta por las autoridades de la vecina provincia.

Sin embargo, según el ministro de Desarrollo Social de Catamarca, Oscar Pfeiffer, hay una decisión de la gobernadora Lucía Corpacci, quien asumió el año pasado, de replantear la relación con la firma de capitales foráneos.

«No llegó el progreso»

En una entrevista concedida a EL SIGLO, durante una reciente visita a Tucumán, el funcionario reconoció que «el problema más serio de la minería, al margen de la contaminación, es que le ha dejado muy poco al pueblo. No llegó el progreso, ni en lo más remoto de lo que esperaban los habitantes, y eso es lo que hay que resolver de manera urgente», sentenció.

El ministro catamarqueño sostuvo que la gestión actual es consciente «de esta situación y hay una decisión que revertirla».

Pfeiffer sostuvo que «esto no quiere decir que las regalías de la Minera no hayan sido bien utilizadas», pero insistió en que «no se notó en absoluto una mejoría en los pueblos cercanos al yacimiento ni en la provincia en general».

En este sentido, recordó que «Catamarca es una provincia minera, que tiene un 75 por ciento de montañas y es inviable actualmente si la actividad. Por eso decimos que somos ambientalistas mineros, pero también es necesario que la minería deje las utilidades necesarias para cambiar la realidad del pueblo, que por esta razón se levanta contra la actividad», se sinceró Pfeiffer.

El Ministro reivindicó que el suyo es «un gobierno pro minero, porque sin esta actividad Catamarca sería una provincia inviable, así como el mundo tampoco no podría funcionar sin el aporte de la minería».

No obstante, reiteró que «el problemas es ver qué clase de minería queremos y cómo hacer para que haya los controles necesarios a los fines de que sea una actividad que le deje bienestar a los pueblos».

Cambio en las relaciones

Pfeiffer dijo que «la Gobernadora Corpacci ya estaba decidida antes de asumir a avanzar con la iniciativa de crear este ente de unidad de las provincias mineras, que se precipitó con los conflictos de Anfama y de Andalgalá, con el objetivo de abrir un debate social sobre la actividad».

El funcionario, quien además es vicepresidente del Partido Intransigente en el plano nacional, confirmó a este diario que el Gobierno de la vecina provincia «comenzó a replantear la relación con Minera Alumbrera, exigiendo que tome más empleo en la provincia, que incremente las compras a proveedores catamarqueños y que se cumpla con el traslado de las oficinas centrales desde Tucumán a Catamarca».

Agregó que «también se está analizando un cambio en las pautas actuales sobre las regalías».

Al respecto, el responsable de la cartera social de Catamarca sostuvo que «este es el momento para plantear estos temas, porque las empresas mineras tomaron conciencia de que deben cambiar su postura y tener una participación social mucho más importante, porque corren el riesgo de quedarse sin el negocio a raíz de la presión de la ciudadanía».

«Los pueblos deben ver los beneficios reflejados en su forma y calidad de vida, al menos los que están cerca de la mina, y que hasta el momento no notaron ninguna mejora, ni con puestos de trabajo, ni con el turismo, ni con el comercio», sentenció.

«Hay verdades a medias»

Respecto al tema de la contaminación que genera Minera Alumbrera, que cuenta con causas en la Justicia Federal por envenenar con metales pesados la cuenca Salí-Dulce y el dique de Termas de Río Hondo, que Tucumán comparte con Santiago del Estero, Pfeiffer aseguró que, al respecto, «hay verdades a medias».

«El tema contaminación lo estuvimos analizando con muchos expertos, contaminación hay, porque toda actividad del hombre la genera, pero no en la magnitud que se menciona», argumentó.

Sobre el mismo tema, el funcionario aseguró que «La Alumbrera extrae agua de un lago subterráneo de 200 metros de profundidad, que se llama Campo del Arenal, y en estos 15 años, desde que comenzó la explotación, bajó su nivel solamente en un dos por ciento».

Por otro lado, afirmó que «hay estudios hechos por especialistas que aseguran que las enfermedades de cáncer que se vinculan a la actividad no son por culpa de minería y que el número de casos registrados está dentro de la media nacional. Tampoco se utiliza cianuro, que se usa para separar el mineral, lo cual en el caso de Minera Alumbrera no se realiza en el país, sino en el exterior», añadió.

En cambio, Peiffer admitió que «es cierto que el dique de cola de Minera Alumbrera tiene una filtración, que obliga a realizar bombeos diariamente para evitar que se contaminen las aguas. De todos modos, esto no tendría que haber sucedido, y se está evaluando trabajando desde el gobierno para qué medida se adopta», completó.

Algunos números de Minera Alumbrera

*Para la explotación del yacimiento de Bajo Alumbrera se constituyó una UTE (Unión Transitoria de Empresas) que tiene como socios a Minera Alumbrera y a la firma estatal YMAD (Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio), que integran la Provincia de Catamarca, el Gobierno nacional y la Universidad Nacional de Tucumán (UNT).

*Minera Alumbrera se lleva el 80 por ciento de las ganancias, mientras que el 20 por ciento restante de las utilidades netas se distribuye entre los miembros de YMAD, de acuerdo al siguiente esquema: Un 60 por ciento para Catamarca, un 20 por ciento para la UNT y un 20 por ciento para el Consejo Interuniversitario Nacional.

*Minera Alumbrera exportó 43.848 millones de pesos hasta 2010, lo que es casi diez veces la inversión inicial de 1.300 millones de dólares realizada en 1997, cuando comenzó a operar.

*Solamente en 2010, la empresa exportó 6.390 millones de pesos, de acuerdo el último informe anual presentado.

*Por año, extrae 140.000 toneladas de cobre, más de 352.000 onzas de oro en concentrado y 45.000 onzas de oro doré.

*En total, Minera Alumbrera genera 1.397 empleos directos. Según la empresa, por cada uno de esos puestos de empleo, se crean 10 indirectos.

*La empresa aportó a la economía nacional 3.916 millones de pesos en concepto de impuestos, regalías, utilidades, etc.

*Según la firma, consume en el país 1.220 millones de pesos. En todo 2010, por compras realizadas en Andalgalá, reportó un gasto de 34 millones de pesos.