La contundente demostración pacífica se realizó para rememorar el segundo aniversario de la pueblada ocurrida el 15 de febrero de 2010 en contra de la minera Agua Rica. Una movilización que en aquel momento dejó muchos heridos y detenidos. La misma fue exitosa a pesar de que piquetes pro mineros decidían quién ingresaba y a quién se le impedía. Ayer una fiscal ordenó su desalojo.

Fuentes: diarios Clarín y El Ancasti

16/02/12. Los vecinos de esta ciudad del oeste catamarqueño saben que están viviendo momentos determinantes para su futuro. Anoche fue uno de ellos, cuando una multitud caminó con las imágenes de la Virgen del Valle y de San Francisco delante para rememorar el segundo aniversario de la pueblada ocurrida el 15 de febrero de 2010 en contra de la minera Agua Rica. Una movilización que en aquel momento dejó muchos heridos y detenidos.

La marcha arrancó anoche a las 20, unas dos horas después de lo previsto y luego de que pasara un chubasco que ayudó a calmar el calor y partió del añoso algarrobo, que dio origen a la asamblea ciudadana que defiende el medio ambiente, ubicado entre los parajes Chaquiago y Potrero.

La jornada estuvo cargada de tensión por los piquetes promineros instalados sobre todo en el acceso principal de la ciudad, que desde hace unos días s elecciona quién entra y quién no a Andalgalá.

Debido a eso no pudieron llegar delegaciones de asambleas de otros puntos del país que también luchan contra la mega minería a cielo abierto. Incluso hubo inconvenientes para el ingreso de algunos legisladores.

Sin embargo, los mensajes de adhesiones fueron muchísimos y se fueron difundiendo durante todo el día por la radio El Algarrobo.

Se esperaba la presencia del máximo referente de Proyecto Sur, Fernando Pino Solanas (su partido participa del gobierno comunal) pero llegó el diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Cardelli, quien soportó durante la tarde una verdadera afrenta por parte de los piqueteros pro mineros, quienes inclusive hacían caso omiso de las órdenes y negociaciones que efectuó la fiscal del lugar, Dra. Marta Nievas. Cardelli, tras soportar varias horas de espera y discusiones con los promineros en el puente de acceso, logró entrar a la ciudad a bordo de una camioneta policial.

Cuando la marcha que reunió a unas 4.000 personas llegó a la plaza principal de Andalgalá hubo una serie de espectáculos populares. Entre ellos se destacó el colorido desfile gaucho.

Los manifestantes realizaron después dos vueltas al paseo tradicional de la ciudad para concluir con una larga lista de oradores que mezcló a miembros de la asamblea y varios vecinos.

Mujeres del silencio también marcharon por la mañana

A la mañana un grupo de mujeres, integrantes de la Asamblea El Algarrobo se movilizaron, en las calles aledañas a la plaza principal, 9 de Julio, bajo el lema «Nunca más un 15 de febrero».

En silencio marcharon desde la plaza hasta la comisaría, luego a la Municipalidad, a Fiscalía y finalmente al frente de la empresa minera Agua Rica, «para expresar que no estamos de acuerdo con la desaparición del pueblo de Andalgalá en manos de las mineras», aludió Nora Brizuela una de las manifestantes.

Las mujeres organizan la marcha desde hace un año. Según explicó Brizuela, la idea surgió de la necesidad de expresarse sin ser judicializadas, porque «cada vez que se organizaba un reclamo nos inventaban causas». En la marcha las mujeres se taparon la boca con cintas, se maniataron las manos y se colgaron carteles en los que preguntaban si «eso también es delito».

«Decidimos hacerlo de manera pacífica como siempre. Fuimos a reclamar a la Justicia porque Andalgalá está sitiada por promineros, y sabemos que no dejan entrar a la gente que la detienen, la suben a los colectivos, las revisan, les piden documentos, la Policía está y no hace nada», comentó la asambleísta.

Por otra parte, cuestionaron el reclamo de los promineros: «Ellos están cortando una ruta nacional sobre el puente deteniendo a los vehículos particulares y camiones que proveen productos a comerciantes, a gente que quiere pasar a Villa Vil a trabajar. No se las deja pasar o se las detiene de una manera inconstitucional», aseveró.