En vez de los 3 millones de pesos que recaudó la provincia el año pasado por el pago del canon minero, debería haber embolsado 30 millones. El secretario de Minería, Jorge Eremchuk, explicó que no es responsabilidad del organismo a su cargo controlar las más de 1.100 minas otorgadas a diferentes denunciantes sobre un total de 2.162 registradas en el territorio catamarqueño. Y responsabilizó al Juzgado de Minas, a cargo de Raúl Guillermo Cerda, por el seguimiento administrativo de los pedimentos mineros y la falta de pago de lo estipulado por canon.

El funcionario confirmó que el Juzgado de Minas estaría otorgando los pedimentos con 3 años de gracia, por lo cual los denunciantes de las minas evitarían pagar el canon correspondiente.

«A eso lo permite el juez de Minería. El canon es una expresión de voluntad de mantener la propiedad minera hasta que se haga en plan de inversión», subrayó Eremchuk.

Significa que, en vez de los 3 millones de pesos que recaudó la provincia el año pasado por el pago del canon minero, debería haber embolsado 30 millones.

A su vez, Eremchuk explicó que la Secretaría de Minería debe controlar las minas en actividad. «Las minas que tienen actividad de prospección es una manifestación de investigación geológica minera no invasiva. Mientras no se utilicen equipos pesados (para la investigación) no se las controla; ni tienen obligación de declarar esas actividades porque solo son una manifestación administrativa», precisó.

Señaló que en esa primera etapa –pedimentos y otorgamiento de áreas mineras- el seguimiento y control administrativo recae en el Juzgado de Minas.

También recordó que en la Provincia hay autoridades mineras: la Secretaría de Minería, la Dirección de Minería y el Juzgado de Minas. «Cada uno tiene su responsabilidad como organismo contralor. Pero a la propiedad minera la da el Juzgado de Minas», remarcó.