«Vienen por todo» sigue siendo la consigna de lucha. Vienen por el oro, vienen por el agua, vienen por la tierra. Aquí, vienen por el litio y también -como queda evidenciado- por los DERECHOS DE LOS TRABAJADORES. Dos empleados despedidos por pedir mejores condiciones laborales. La empresa, el estado y el sindicato contra los trabajadores.

Fuente: Página12

Más de 60 empleados de la empresa “Contreras Mogetta BBBC Consorcio De Cooperación” contratada por la minera Galaxy Lithium, que explota el proyecto Sal de Vida en Catamarca, iniciaron medidas de fuerza.

El objetivo del paro fue pedir la reincorporación de dos empleados que fueron despedidos por pedir al personal de Relaciones Humanas mejoras en las condiciones de trabajo y que se respeten los convenios.

Carlos Moya Alejandro Molina son los dos obreros despedidos. Ambos figuraban en la carta que habían redactado pidiendo las mejoras, como representantes del resto de sus compañeros  después de varios intentos de diálogo con Relaciones Humanas e ingenieros de obras. Los echaron antes de presentar la carta porque previo a esto nos comunicamos con el responsable de la UOCRA, Hugo Brandán, «entonces se enteraron antes”, dijo Moya.

“Lamentablemente es así, es el modus operandi que tiene la empresa y la UOCRA con sus trabajadores, si alguien protesta lo echan como escarmiento. El Estado y el gremio en realidad deberían defendernos y están defendiendo a la patronal”, dijo Carlos Moya, uno de los trabajadores desvinculado por la constructora Contreras Mogetta contratada por la minera Galaxy Lithium.

Los dos trabajadores despedidos quedaron fuera de la mesa de diálogo que convocó el Gobierno, donde participaron representantes de la empresa Contreras Mogetta BBBC Consorcio De Cooperación; del Ministerio de Trabajo, y el secretario de la UOCRA, Víctor Hugo Baldrán.

El resultado fue el dictado de conciliación obligatoria que dispone el cese de las medidas de fuerza por parte de los trabajadores, con la promesa de sentarse a discutir las demandas. En tanto, Carlos Moya y Alejandro Molina, quienes eran los representantes que había elegido la asamblea, quedaron desvinculados. La revinculación de ambos era el motivo del paro.

El ministro de Minería, Marcelo Murúa, expresó que su ministerio no tiene incumbencia: “Ese tema es cuestión de un contratista de Galaxy que ha tenido un problema gremial. Nuestra obligación es controlar la actividad minera, directamente no tenemos nada que ver con las relaciones gremiales de los contratistas, pero ya hemos instado a todas las partes para que se reúnan en la Dirección de Inspección Laboral. Hemos pedido porque al estar en una propiedad minera tenemos que velar para que todo se trabaje de una mejor forma”, dijo el ministro.

Defensa gremial a la patronal
El secretario general de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) de Catamarca, Víctor Hugo Baldrán, había adelantado su postura en una entrevista radial en el programa Radiomanías de la emisora Valle Viejo.

“Algunos de los muchachos que ni siquiera son de Catamarca desde el día sábado comenzaron a llamar”, dijo Baldrán y minimizó las demandas de los trabajadores: “Una serie de problemas que ellos plantean que algunos ya están solucionados y algunos ni existen”.

En otro tramo fue más fuerte con los trabajadores: “Espero que los muchachos tengan dos dedos de frente y levanten la medida de fuerza porque el resto de los compañeros quieren trabajar y ellos le están quitando el derecho, la libertad de trabajo a la mayoría de los trabajadores que están ahí y no los dejan salir. Y realmente la UOCRA no está de acuerdo”, afirmó.

Para justificar su postura, el gremialista argumentó: “Obviamente necesitamos preservar las fuentes de trabajo. Tengo el listado de compañeros que me pidieron que los haga ingresar en Andalgalá, Belén, Santa María y Antofagasta”.

Ante los argumentos de Baldrán, uno de los conductores del programa le comentó: “Me parece que estamos hablando con alguien de la empresa y no con un gremialista”. A lo que Baldrán respondió: “No, ¿por qué?, ¿porque estoy defendiendo los puestos de trabajo?”, y luego confirmó: “No hablé con ninguno de los compañeros que están haciendo la medida de fuerza», dijo.

Reclamos
En un acta manuscrita, los trabajadores habían presentado 11 reclamos a la empresa y habían designado a Moyano y a Molina, hoy despedidos, como representantes. Entre los reclamos piden más capacidad en los baños, ya que los módulos solo cuentan con cuatro inodoros para 40 personas. “Pagos de horas por enfermedad a los compañeros que dieron positivo covid”. “Falta de insumo en el servicio médico (barbijos, analgésico, etc.)”.

También en la lista de reclamo se exige la recategorización del personal, situación que impactó en el monto del salario acordado; la intervención de la Policía Minera. así como el pago del transporte al lugar de origen y limpieza del transporte de la empresa, entre otros ítems.

Exposición en la Policía
Moya contó a Catamarca/12, que ayer en horas de la noche hizo una exposición en la Policía porque sus cosas quedaron en el campamento en el Salar del Hombre Muerto en Antofagasta de la Sierra, a 647 km de la capital catamarqueña y a 4.000 msnm.

“Me trajeron engañado a la ciudad, me subieron a una camioneta diciéndome que veníamos a una reunión laboral con personal de la empresa y el gremio y cuando llegamos me dijeron que ya no trabaja más. Me dejaron con lo puesto. Los compañeros hicieron una vaquita para quedarme estos dos días, mañana me vuelvo a Jujuy”, relató Moya.

Además afirmó que pasó un telegrama a la empresa pidiendo que se le ratifique el despido, ya que “hasta ahora fue todo de manera verbal”, aseguró.

Moya expresó satisfacción porque “mi despido sirvió para que se visibilice lo que estamos viviendo”. En este sentido agregó: “Si es así perder el trabajo no tengo problema, me siento orgulloso de mis compañeros que pusieron la cara. Aunque haya perdido siento que ganamos derechos, que las empresas piensan que porque son internacionales pueden venir a pisotearnos. Les dije a mis compañeros ‘vamos a hacer historia desde Catamarca, van a pensar dos veces antes de pisotearnos’”, concluyó.