La ONG Save The Children y la Unión Europea lanzaron el pasado fin de semana una intensa campaña para erradicar la explotación sexual y laboral de niños y adolescentes en la minería informal en Madre de Dios (selva sur), una de las regiones más pobres de Perú.

 

«Una de las metas de la campaña es recuperar, con apoyo de la Policía y Fiscalía, a unos mil niños, niñas y adolescentes explotadas sexual y laboralmente en campamentos de la minería informal en Madre de Dios», dijo Teresa Carpio Villegas, representante de Save The Children en Perú.

En los campamentos las menores son explotadas en cantinas convertidas en prostíbulos conocidos como «prostibares», así como en la extracción de oro y la servidumbre, entre otras actividades, señaló Carpio.

La representante de la ONG dijo que en Madre de Dios -que cuenta con 112.814 habitantes- se ha incrementado el turismo sexual y se ofrece a las menores a través de folletos tanto en esa región como en la vecina Cusco, donde hay auge de turistas debido al complejo arqueológico de Machu Picchu.

«Las niñas explotadas sexualmente son catalogadas en los ?prostibares’ como atractivas de 12 a 14 años, intermedio de 14 a 17 años y las mayorcitas de 18 a 19 años», señaló tras indicar que la campaña cuenta con el apoyo económico de la Unión Europea que está «sumamente interesado en erradicar esa lacra». Carpio indicó que el plan es rescatar a las menores para llevarlas a albergues y luego reinsertarlas a la sociedad, pero alejadas de las mafias que las explotan.

La campaña, que cubrirá el período de 2012 a 2014, cuenta con un fondo inicial de un millón de dólares que se irá incrementado en el futuro.

Entre enero y noviembre de 2011, se atendieron 118 denuncias de niñas, niños y adolescentes (90 mujeres y 28 varones) sobre casos de violencia familiar y sexual en Madre de Dios, pero las cifras reales son mayores ya que la gran mayoría no denuncia.

Las mafias emplean varias formas de captar a los menores y adolescentes. Una de ellas es por aviso en el diario o visita de una mujer (reclutadora) a la familia que ofrecerá un pago adelantado, pasajes para el menor o adolescente, buen trato laboral y sueldos.

Una vez entregada la menor, se entrena a la niña para responder a la policía que viaja a solas a visitar a un familiar. Ya en el campamento son adjudicadas a los dueños de las cantinas y se les asigna una cama en un cuarto junto a otras menores.

Otro de los sistemas utilizados es el secuestro a menores que viven en comunidades nativas alejadas de la ciudad, donde también compran a la niña a los padres, que acceden al trato debido a su extrema pobreza y muchas veces al alto número de hijos que tienen, señaló Carpio.

Ya el Ministerio de Ambiente alertó hace dos años de que se habían detectado casos de esclavitud de personas, en su mayoría indígenas.

La economía del oro en Madre de Dios genera unos 800 millones de dólares cada año, debido a las 18 toneladas que extraen anualmente los mineros informales y que son vendidos en el país o enviados a Brasil y Colombia, según el ministerio de Ambiente.

Se estima que la minería informal provocó la destrucción de 20.000 hectáreas de bosques tropicales en Madre de Dios.