Organizaciones indígenas de Guatemala exigieron este miércoles el cese de los trabajos de exploración y explotación minera en dos zonas del país, así como la construcción de una carretera, amparados en un informe de la OIT que recomienda al Estado la suspensión de operaciones.

Fuente: Univisión

10/03/2010. «Exigimos la suspensión de las actividades de extracción minera en San Juan Sacatepéquez y San Miguel Ixtahuacán, y que se cumpla el convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo)», afirmó en rueda de prensa el líder indígena y campesino, Daniel Pascual.

En San Juan Sacatepéquez (centro) está en fase de construcción una planta cementera de la empresa nacional Cementos Progreso, mientras que Santa María Ixtahuacán (oeste) ya extrae oro desde hace varios años la firma Montana Exploradora, subsidiaria de la canadiense Goldcorp S.A..

Datos del ministerio de Energía y Minas en Guatemala indican que se han autorizado más de 300 licencias para exploración de minerales, como oro, plata y níquel, entre otros.

De acuerdo con las organizaciones indígenas, el informe de la OIT, de 2009, pidió al gobierno del presidente Álvaro Colom la suspensión de ambas explotaciones por los daños a la naturaleza, como la contaminación de ríos y la deforestación.

«El Presidente (Colom) tiene 30 días para resolver y notificar el cumplimiento o incumplimiento de la petición, pero debe tomar en cuenta que en febrero pasado la Corte de Constitucionalidad resolvió que el Convenio 169 es una ley ordinaria en el país, por lo que la consulta a los pueblos indígenas es obligatoria» para esas actividades, señaló Pascual.

Los líderes indígenas dijeron que su lucha ha provocado la reacción de representantes de las empresas mineras, que incluso los han tildado de «terroristas».

«Los pueblos indígenas no somos terroristas. Defender la tierra y la madre naturaleza no es terrorismo. Malinforman a las personas y a la comunidad internacional por medio de Internet», afirmó Mario Nij, portavoz de los vecinos de San Juan Sacatepéquez.