A pesar de la tremenda realidad por la que atraviesa el cantón azuayo Camilo Ponce Enríquez, tras 30 años de minería, y frente a la propuesta del Gobierno Nacional de llevar a la práctica una «Minería Responsable», el del alcalde Patricio Sánchez platean la disponibilidad para que en esta jurisdicción se experimente tal propuesta.

Fuente: El Mercurio

18/11/2011. Con los resultados de este experimento y teniendo a Ponce Enríquez como ejemplo, se podrá exponer al país, que no se afectará al agua en Quimsacocha ni a otros recursos existentes en todos los lugares donde el Estado ha otorgado concesiones mineras, dijo ayer el personero municipal en rueda de prensa, en la Casa de la Provincia.

Señala que las experiencias con la minería no son nada agradables en Ponce Enríquez, ya que la riqueza aurífera ha salido y sólo han quedado terribles estragos como la escasez de agua para consumo humano, animal y riego.

Últimamente se han tenido que hacer grandes esfuerzos para evitar que se haga explotación minera en pleno centro cantonal, pues hay incluso concejales como Silvia Carrión (De País), que hacen minería aduciendo que los ministerios les han dado todos los permisos, agregó Sánchez.

¿Qué proponen ante la política de gobierno de llevar a cabo la «Minería Responsable»?

Nuestra realidad es distinta al resto de cantones, proponemos que se cree el Parque Industrial Minero, para minimizar la contaminación evitando que se devuelva el agua contaminada directamente a los ríos y se trabaje con sistemas de recirculación de manera.

¿Cómo van a canalizar esta idea ante el Gobierno?

Presentaremos la propuesta al Ministerio de Recursos no Renovables, el parque se crearía con las regalías que le corresponden a Ponce Enríquez, como una contraparte a la Empresa Minera Estatal, similar a Petroecuador, que deberá implementar el régimen de Gobierno.

¿Cuántos años de minería en el cantón?

Son 30 años de explotación minera, inició en 1980, y, con tantos recursos que han salido del cantón, no hemos logrado al menos tener infraestructura importante como un coliseo, un camal, un mercado, pero lo peor es que ya no tenemos agua potable porque han muerto nuestras fuentes por la contaminación.

¿Qué escenario presenta ahora el recurso hídrico?

Es un desastre, antes los ríos Siete, Guanache, Villa y Chico, eran verdaderos balnearios que recibían grandes masas de gente en Carnaval o en fin de año, pero ahora son ríos muertos, no hay fauna y el agua no sirve para regar las bananeras, cacaotales y menos para beber las personas y los animales. La minería ha enriquecido a unos pocos, pero ha causado graves daños a la mayoría.

¿Han tenido que modificar el sistema de agua por la contaminación?

Por supuesto, antes captábamos del río Guanache, pero los monitoreos permanentes determinaron que habían minerales pesados en el agua y tuvimos que abandonar para recurrir a cuatro pequeñas fuentes, entre ellas Naranjos y El Guineo, con ello apenas se abastece con el servicio en el día.

¿Cuál es la alternativa para ampliar la cobertura del agua?

Hemos elaborado un proyecto para captar el agua en la parte alta donde aún no se ha contaminado; se requieren redes en 20 kilómetros de longitud y el costo es de 5’000.000, la propuesta es que se financie con las regalías del 2009 y 2010, pero no se transfieren.