Ante la noticia de que la Corte de Apelaciones de Copiapó acogió a tramitación un recurso de protección presentado por algunas comunidades indígenas del Valle del Huasco contra el proyecto minero Pascua Lama, las organizaciones y comunidades abajo firmantes declaramos:


DECLARACIÓN PUBLICA

1. Celebramos las distintas iniciativas que contribuyan a la toma de conciencia y al restablecimiento de los derechos socioambientales vulnerados en nuestro país, más aún si promueven la protección de nuestro valle y suman fuerzas a la defensa del agua y la vida que por más de una década hemos sostenido contra la megaminería química y contra las prácticas corruptas empleadas por Barrick Gold en nuestro territorio.

2. Sin embargo, rechazamos que se pervierta el espíritu de los recursos de protección -creados para restituir derechos constitucionales vulnerados- utilizándolos como mecanismo de presión para tendenciar una negociación con la empresa Barrick Gold, poniéndole precio a bienes comunes de propiedad colectiva. La forma de vida de nuestro valle, su tranquilidad, la fertilidad de sus tierras, la riqueza de sus aguas, no se vende.

3. Frente a una débil institucionalidad ambiental que mantiene en zona de latencia por contaminación al puerto de Huasco, que destruyó la calidad de vida de los vecinos de Freirina con planteles agroalimentarios que a seis meses de funcionamiento fueron clausurados por el Ministerio de Salud, y que contra la voluntad de los vecinos, aprobó ilegalmente Termoeléctrica Castilla e ilegítimamente diversos proyectos de megaminería química en la nacientes de nuestras cuencas; las comunidades hemos encontrado en la justicia y en la movilización las únicas formas de preservar la vida en nuestros territorios, y es vital cuidar estos instrumentos.

4. Repudiamos el accionar de abogados como Lorenzo Soto, que ha intervenido en diversos conflictos promoviendo la negociación y convenciendo a sus «representados» de que la única manera de tener éxito en las luchas socioambientales es «sacándole plata a la empresa». Con esta actitud tendencia la renuncia de las personas a sus derechos fundamentales, cuestión que nos parece inescrupulosa y poco ética. Las comunidades, si nos mantenemos firmes y unidas podemos encontrar creativamente otras salidas que salvaguarden la vida, la dignidad, el agua y el futuro para nuestros hijos.

5. Las organizaciones y personas abajo firmantes nos convocaremos en asamblea y reuniones para determinar colectivamente los pasos a seguir ante esta nueva coyuntura.

Firman:

Comunidad Diaguita Los Tambos, Valle del Transito.
Comunidad Diaguita Hermana Agua, Conay.
Comunidad Diaguita Sierra de Huachacán, El Corral, Valle de San Félix.
Comunidad Diaguita Sierra Tatul, El Pedregal, Alto del Carmen.
Comunidad Diaguita Pingo Pingo, la Pampa, Angostura.
Junta de Vecinos de Piedras Juntas.
Consejo de Defensa del Valle Del Huasco.
Pastoral Salvaguarda de la Creación.
Comité Ecológico y Cultural Esperanza de Vida, Alto del Carmen.
Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, OLCA.