Otra «inversión» para gastar más dinero intentando dar vuelta a Esquel y seguir fracasando en el intento. Desde el día de ayer martes, numerosos vecinos de Esquel recibieron llamadas telefónicas sobre una nueva encuesta centrada en el conflicto minero. La realiza una supuesta consultora CIO que –según el encuestador- tiene domicilio en la ciudad de Buenos Aires. El relevamiento tiene la mayor cantidad de consultas sobre el movimiento del NO A LA MINA, aunque también pareciera querer medir la eficacia de sus «relaciones con la comunidad».

La nueva versión de una encuesta

De acuerdo el relato de varios vecinos que atendieron la llamada, la encuesta tiene la habitual sección inicial de tres preguntitas sobre la opinión de las gestiones de gobierno provincial y municipal. Para acercarse al verdadero tema de su interés, preguntan «cuál es el problema prioritario a solucionar en Esquel» y«quién debe resolverlo».

Inmediatamente se despachan con las verdaderas intenciones del relevamiento: «conoce el proyecto minero de Minas Argentinas para extraer en forma subterránea (…)», «cómo es que lo conoce, si por ir a reuniones de la minera o por otros vecinos», y plantean varias preguntas sobre los aspectos «nuevos» respecto del proyecto minero del 2003 y piden al consultado una valoración de esos aspectos.

Continúan inquiriendo sobre «cuáles son los aspectos positivos y negativos del proyecto»  exigen respuestas concretas o con cierto detalle y se per; «si estaría de acuerdo con que un comité maneje el proyecto» con las variantes de integración con una gama que va de funcionarios a la participación de los propios vecinos. Hasta preguntan «como debería explicar la empresa su nuevo proyecto» con las opciones de reuniones con vecinos y otras. 

Para terminar hacen las preguntas más numerosas que son sobre «los grupos de protesta antiminera» en Esquel en obvia referencia al masivo movimiento social que protagoniza toda la población. Preguntan «si los conoce», «qué concepto tiene del grupo», si considera que «se oponen a cualquier cosa», «si se oponen porque el proecto no dará trabajo seguro», «si se oponen porque no es bueno económicamente», «si el grupo tiene propuestas productivas o de desarrollo» y piden aclaración de cuáles y quién debe concretarlas, «si el grupo representan a la mayoría» y otros planteos. Luego pasan a que el encuestado valore de 1 a 10 sobre cada uno de los aspectos que respondió previamente en forma afirmativa, por ejemplo si representan a la mayoría, cuánto de 1 a 10 y así cada respuesta positiva.

Algunos vecinos encuestados indican que se les preguntó el nombre y hasta el domicilio.

Por un lado parece apuntar a «entender» esta etapa del NO y hacer/ajustar los deberes que les están saliendo muy mal y hacer más preciso el trabajo contra la movida antiminera.