Se realizó ayer martes la audiencia preliminar para la presentación de la evidencia en la denuncia que Ricardo Bustos, gerente de comunicaciones de Minas Argentinas/Yamana Gold, iniciara contra dos vecinos de Esquel por supuestos daños a su vehículo. El fiscal Martín Zacchino expresó que no había certezas para incriminar a Vera y Ojeda en las acusaciones, por lo que planteó la necesidad de sobreseer a ambos imputados y retirar la acusación. Ahora, la jueza Anabel Rodríguez deberá resolver el sobreseimiento.

Fuente: La Tijereta emitido por FM Kalewche y Noticiasdeesquel.wordpress

El asambleísta Emanuel Vera fue uno de los señalados por el entonces gerente de relaciones con la comunidad de Minas Argentinas S.A., Ricardo Bustos, quien, además de hacer una denuncia ante fiscalía, difundió un video editado obtenido de las cámaras que tiene el edificio de la empresa ubicado en Libertad 647.

El fiscal Martín Zacchino expresó que no había certezas para incriminar a Vera y Ojeda en las acusaciones de Ricardo Bustos, por lo que planteó la necesidad de sobreseer a ambos imputados y retirar la acusación. Ahora, la jueza Anabel Rodríguez deberá resolver el sobreseimiento.

Caso atípico

Por su parte el Defensor López, reconoció que se trató de un caso atípico, ya que los hechos calificados como daño, raramente llegan a la etapa de juicio.

«Clara actitud fascista, nazi de ir a buscarme»

Luego se le ofreció la palabra a Bustos, quien recordó aquel 4 de junio de 2012, como «una manifestación que tuvo ribetes violentos» en una conducta de «clara actitud fascista, nazi de ir a buscarme».

En dos momentos, la jueza se vio en la obligación de llamarle la atención, por remitir a situaciones que no eran debatidas en audiencia.

A punto de ser sobreseidos

Luego de un cuarto intermedio de pocos minutos, la jueza determinó esperar los diez días que tiene Bustos para realizar alguna presentación particular y luego decidir sobre la situación de los vecinos denunciados.

Contrastes

La sala de audiencias N° 1 ubicada en el primer piso de los tribunales de Esquel, fue chica para la cantidad de vecinos del No a la Mina que se acercaron para acompañar a los acusados. En cambio el sr Bustos estaba prácticamente solo, ya que solamente lo acompañaba uno de sus hijos y ninguno de los empleados mineros que en otras oportunidades han estado presentes en audiencias judiciales.