A pesar del acuerdo logrado con los desocupados, los empleados pretenden trabajar 14 días por 7en lugar del régimen de 21 por 7 que es demoledor, destructor de familia.. La mina sigue paralizada.

 

Foto: Algunos de los manifestantes en las inmediaciones del emprendimiento durante la jornada del miércoles.
Fuente: Los Andes

El acta acuerdo firmada este miércoles entre Vale, el municipio de Malargüe y la Uocra en la que la empresa brasileña asumió el compromiso de incorporar gradualmente a 150 malargüinos desde ahora y hasta fin de año, no logró descomprimir la tensa situación que desde hace cinco días se vive en el yacimiento ubicado en Pata Mora, a 300 kilómetros de la ciudad de Malargüe.

Si bien la propuesta laboral convenció a los desocupados, el conflicto ha tomado ahora otros ribetes ya que algunos de los que están trabajando en el yacimiento se declararon en huelga hasta que Vale o las subcontratistas se comprometan a cambiar el régimen de trabajo de 21 días de trabajo por 7 de descanso, a 14 por 7.

«La gente que trabaja para Vale tiene un régimen de 7 por 7 y nosotros de 21 por 7 que es demoledor, destructor de familia. No nos quejamos de las condiciones de trabajo pero queremos trabajar 14 por 7 ya que es más flexible y humano» afirmó a Los Andes Carlos, un malargüino que trabaja para CRC.

Ayer la situación no fue muy distinta del resto de las jornadas de protesta. Un grupo de 50 malargüinos seguía apostado en el portón de ingreso, con presencia policial y otros mantenían negociaciones con el delegado de la Uocra, José Lemos, y representantes de la empresa CRC ( Consorcio Río Colorado) que habían llegado desde Buenos Aires.

Según lo expresado por uno de los trabajadores de la mina, el delegado de la Uocra pidió a la empresa un aumento salarial del 23% para todos los empleados y un premio a fin de año de $ 10.000 para los oficiales y $ 4.000 para los ayudantes, pero «como la mayoría de los malargüinos estamos como ayudantes, exigimos que el premio sea igual para todos», destacaron.

«A Lemos le exigimos elegir delegados de Malargüe que nos representen. No queremos a los que estaban y pedimos la cabeza de 6 supervisores», afirmó otro de los trabajadores. Agregó que existe el compromiso del gremio de elegir nuevos delegados la semana próxima.

Hay que destacar que ayer a la tarde la mitad de los malargüinos que se habían manifestado regresaron a Malargüe y el comisario Jorge Truglio de la seccional 24 informó que «la situación ha estado bastante tranquila. Algunos lograron el trabajo y regresaron a Malargüe. Otros se solidarizaron con los que tienen problemas gremiales y se quedaron. También el martes, y por prevención, se retiró del yacimiento a las 60 mujeres que trabajan en el proyecto.»

En cuanto al interior de la mina, Gabriel, un alvearense que trabaja desde hace 8 meses en la mina, explicó que «la relación con la gente de Malargüe es muy buena. Hoy las actividades siguen paralizadas y estamos esperando que se resuelva el conflicto por el bien de todos».

«El 90 % de los compañeros quiere salir a trabajar. Ya están faltando algunos insumos y la comida se redujo a una por día. De todos modos, no nos podemos quejar. Acá te dan la ropa interior, toalla, toallones, elementos de higiene, campera, gorras, nada de eso nos falta, pero lo cierto es que el régimen de 21 por 7 es duro y la tercera semana te cuesta mucho trabajarla», dijo.

Anoche continuaba el diálogo y las reuniones entre los distintos sectores, pero ya no en el campamento de los obreros sino en las oficinas de Vale, a 14 kilómetros del lugar. «Hay un 80% de acuerdo con todo lo ofrecido. Creo que la situación se destraba y mañana se podrán retomar las actividades», confió una fuente ligada a la empresa.

Esa fuente también anunció que la incorporación de las 150 personas será de manera gradual y a medida que existan vacantes o necesidades por parte de las subcontratistas.