En el festejo del Día de la Independencia, al gobernador no le gustó para nada que frente al palco, y sin que estuviera en la agenda de actividades, desfilara un grupo de vecinos autoconvocados y le entregara un petitorio.

Fuentes: diarios UNO y El Sol

09/07/2012. El gobernador Francisco Pérez encabezó los festejos por el Día de la Independencia en el departamento de San Carlos. Junto con Carlos Ciurca y su gabinete, Pérez arrancó una semana complicada; especialmente por la situación financiera cada vez más asfixiante de la provincia y en medio de la inminencia del aumento del boleto de colectivo.

Como si no tuviese problemas que resolver, Pérez tuvo que soportar una gran marcha antiminera llevada adelante por los vecinos autoconvocados de San Carlos. Era algo que el mandatario no esperaba porque, al parecer, se había consensuado con el intendente Jorge Difonso que nada de esto ocurriera.

El rostro colorado de Pérez y la mirada inquisidora que le hizo al jefe comunal dejó en claro que el 9 de Julio se convirtió en un dolor de cabeza; sobre todo, luego de recibir un petitorio por parte de los ambientalistas. El viecegobernador Carlos Ciurca tampoco pudo disimular el mal momento.

Pérez se refirió además al proyecto radical para denunciar a la Nación por los fondos coparticipables que no recibe la provincia. Aseguró que son procesos muy largos y que no cree que sea la forma de defender los intereses de Mendoza.

Expresó también que este marte el titular de Transporte, Diego Martínez Palau, será el responsable de informar todo lo referido a la suba del boleto de colectivo.

No avanzar con la minería le exigieron los autoconvocados de San Carlos a Pérez en el acto de la Independencia

Más de 300 vecinos ambientalistas se mezclaron en el desfile cívico militar y, como lo esperaba el gobernador, exigieron no habilitar extracciones. También hicieron una fuerte defensa de la Ley 7.722, que restringe la actividad en la provincia. En Pareditas, el mandatario discutió con militantes.

El gobernador Francisco Pérez recibió un fuerte reclamo de los ambientalistas de San Carlos para no avanzar con la actividad minera en la provincia. Los manifestantes aprovecharon la celebración del aniversario de la declaración de la Independencia en el departamento del Uco para instalar una marcha antiminera en medio del desfile cívico militar dispuesto por la organización provincial del acto del 9 de julio.

Apoyados por el intendente demócrata local, Jorge Difonso, más de 300 vecinos que se denominan autoconvocados en defensa del agua de Mendoza marcharon por el centro sancarlino y al llegar al palco de autoridades, adonde se encontraban Pérez y su vice, Carlos Ciurca, se detuvieron para expresarle el rechazo del grupo a los emprendimientos vinculados a la megaminería metalífera. Además, reforzaron el apoyo a la vigencia plena del texto de la Ley 7.722, sobre la cual pesan numerosos cuestionamientos que deben ser resueltos por la Suprema Corte de Justicia.

La protesta no sorprendió a Pérez, quien era conciente de lo que le esperaría en San Carlos en el momento de decidir trasladar al Valle de Uco la celebración de la Independencia. Si se decidía por un departamento del Gran Mendoza, como se pensó en un primer momento, para la organización de los actos, los festejos hubiesen sido un escenario potable para las protestas salariales de los sectores estatales, como el de los judiciales.

En el palco sancarlino, Pérez recibió el petitorio de un vecino vestido de gaucho, quien lo felicitó por desactivar el proyecto minero San Jorge, acto al que el manifestante calificó como «el puntapié inicial para evitar una guerra civil». Tras cartón le pidió al mandatario que todos los miembros de la Suprema Corte se expidan sobre los 10 recursos de inconstitucionalidad que se plantearon contra distintos aspectos de la Ley 7.722.

Asimismo, le pidió que responda sobre los alcances de la declaración de protección de la reserva hídrica Laguna del Diamante. El gobernador Pérez escuchó a su interlocutor en silencio hasta que terminó lo que tenía que decir y, recién entonces, el mandatario estiró el brazo, apretó la mano del vecino y le espetó: «Feliz día de la Patria». En ese instante terminó la charla y los manifestantes siguieron su marcha acompañados del canto de una consigna que ya hicieron popular: «El agua de Mendoza no se negocia».

Al finalizar el acto, Paco Pérez calificó a la marcha de los ambientalistas como «muy respetuosa» y en ese sentido la emparentó con la desarrollada durante el Carrusel de la Fiesta Nacional de la Vendimia. El vice Ciurca dijo que el oficialismo ya se ha expresado sobre la expansión de la minería en la Provincia y ha demostrado que va a defender la Ley 7.722 «porque fue votada con fuerte aval legislativo y no se cuál podría ser el fundamento para declararla inconstitucional».

Por su parte, el intendente Difonso remarcó que en San Carlos siempre que se organiza un desfile cívico militar se prevé un espacio para que se manifiesten los vecinos autoconvocados. «Hoy no iba a ser la excepción», dijo el cacique que está abiertamente jugado a favor de los opositores a la práctica de la minería.

Confrontación en Pareditas

Después del desfile cívico militar, el gobernador viajó hasta la localidad de Pareditas, adonde tenía previsto otro acto en un estadio cerrado. Camino al lugar fue increpado por ambientalistas y respondió en duros términos. Pérez ya tuvo a poco de asumir un fuerte choque con una militante antiminera cuando ésta despotricó a gritos conta la práctica de la actividad y la custodia del mandatario provincial decidió lleváresela detenida.