Ch_Cabalgata_Carnaval_6_120La madrugada del domingo 6 de marzo de 2011  reunió a las comunidades Mapuche-Tehuelche, a una representante de las Asambleas Ciudadanas Riojanas, a miembros del Movimiento Antinuclear del Chubut (MACH) y a los integrantes de las tres sedes del Foro Ambiental y Social de la Patagonia, en el colectivo que nos llevaría al centro de la meseta chubutense donde convergeríamos finalmente con Asambleístas de Neuquen, Pueblos Originarios, pobladores locales, ciudadanos de Gan-Gan, el Padre David, la Pastoral Aborígen y compañeros de la gloriosa Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Esquel.

Por Pablo Lada

Allí esperamos a los jinetes que arribaron de las distintas comunidades desperdigadas por la meseta central en una histórica cabalgata que quedará por siempre en nuestra memoria, y que hizo resonar nuevamente, esta vez en la inmensidad de la meseta y en el infinito de sus horizontes, el ya legendario ¡No a la Mina!

Una Asamblea en el campo

En el campo propiedad de nuestro anfitrión, Ceferino San Martín,  cercano al Proyecto Minero Navidad, casi un centenar de personas esperamos a los jinetes,  compartimos la generosidad de los locales con el asado típico patagónico de cordero y capón, acompañado de puchero y tortafritas y culminamos  la noche con una  Asamblea en donde los habitantes de la meseta expresaron su indignación ante tamaña afrenta a los modos de vivir, y a un pueblo que rechaza estos proyectos mineros criminales para la vida, la salud y el futuro de los hijos de esta tierra. Allí pudimos enterarnos de la falta de agua que ya sufren en los alrededores del proyecto minero Navidad, aún en su etapa de exploración: mallines secos y pobladores con los pozos vacíos que se ven obligados a recorrer muchos kilómetros en busca del vital elemento para beber, son relatos demasiado frecuentes en la zona, coincidentemente a partir de que la empresa empezara sus labores de exploración y cateo.

Esa misma tarde asistimos con emoción a la llegada de casi una treintena de jinetes  provenientes de lejanas comunidades que después de casi doce horas de cabalgata aparecieron en el horizonte en compañía  de Ceferino y el Padre David. Blancuntre Yala Laubat, El Mirador, Salitral y Pirre Mahuida, Mallín de los Cual, Laguna Fría y Chacay Oeste eran algunos de los nombres que  podían leerse en los carteles que los cabalgantes portaban en sus manos, además de banderas Mapuches y de Pueblos Originarios y la insignia Argentina que ondeaban orgullosamente en los brazos en alto. Con fervoroso aplauso y el compás de las trutucas al viento, recibimos a los viajeros de la estepa patagónica.
                                                    
Cruzar la barrera
                              
A la mañana del día siguiente partimos  en ruidosa caravana jinetes y vehículos a las puertas del proyecto minero Navidad. En un hermoso acto en que se izaron las banderas del pueblo Mapuche y Argentino, cantamos el himno nacional y expresamos nuestro repudio con pintadas y cánticos en contra de este proyecto al que los gobernantes permitieron avanzar a una etapa previa a la construcción de la mina, a pesar de tener una legislación –la ley 5001- que prohíbe expresamente la minería a cielo abierto y el uso de cianuro en los procesos de extracción. En el acto pudieron exponer sus pareceres y el más contundente rechazo a esta minera que secará acuíferos y obligará a una diáspora de las poblaciones cercanas si logra su cometido. No les será fácil, pudimos ver y palpar la toma de conciencia de los pobladores y del pueblo Mapuche Tehuelche de la urgencia en la defensa del territorio y formas de vida. Para Humberto Kadomoto de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Esquel «cruzar la barrera marcaría un antes y un después en esta lucha,  porque señalaba la pérdida del miedo». Carina Díaz Moreno de las Asambleas Ciudadanas Riojanas nos enseñaba que los «pueblos una vez que pierden el miedo son imparables». La Asamblea del Famatina es un claro ejemplo de ello, compuesta en su mayoría por mujeres docentes, lograron expulsar a Barrick Gold – la mayor extractora de oro del mundo- de los nevados del Famatina. Dispuestas a dar la vida por sus cerros y el territorio, mantienen desde hace cuatro años un corte en Peñas Negras a dos mil metros de altura,  impidiendo el paso a la transnacional minera.

El agua, la minería y los controles
 
La sorpresa mayor llegó con la invitación del señor Lucas Santana, colindante con los terrenos  donde se encuentra proyecto Navidad, para que constatemos la desidia de una empresa que derrocha agua fósil cuando los vecinos no la tienen. Penetramos un kilómetro dentro y llegamos  hasta un caño del cual brota agua dulce a gran presión y que es derrochada en forma impune desde hace un año aproximadamente. La presencia de dos policías y de casi un centenar de personas pudieron ser testigos de un desesperado empleado de la minera cerrando con una llave especial el paso de agua, e intentando inculpar a los presentes de la apertura de la misma. Las imágenes y videos son contundentes pruebas del agua estancada en un pozo hecho para tal fin, con la presencia de la típica «baba de sapo» como llaman los pobladores a las algas que se forman después de un largo tiempo. Lino Pizzolon integrante de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Esquel y especialista en aguas, pudo constatar un derroche de entre sesenta y noventa mil litros diarios. Con estas pruebas se dirigieron a la comisaría de Gastre para realizar una exposición policial. La denuncia pública y ante las autoridades administrativas correspondientes vendrá detrás «¡Acá esta el agua que me falta a mi!» gritaba indignado el propietario de un campo cercano y que ya no cuenta con el vital elemento. «Las napas subterráneas funcionan como el nivel de manguera de un albañil» nos graficaba Lino Pizzolon: «si bajan su nivel de un lado bajaran del otro» «si la presión que empuja al agua en los mallines es quitada al perforar la napa los secará seguramente» Las pruebas de estas reflexiones deberían tenerlas los organismos de contralor que evidentemente no hacen su tarea. La perforación se encuentra debidamente registrada y no debería escapar al control de la autoridad correspondiente. ¿Qué nos espera de llegar a la explotación? Pan American Silver declara haber encontrado un acuífero descomunal, pero se niega a hacer públicos los estudios correspondientes, y en los alrededores escasea el agua. En los estudios de impacto ambiental dicen que de explotar el yacimiento utilizarán unos nueve millones de litros diarios (nosotros estamos seguro que será mucho mayor) pero así todo con ese consumo no habrá acuífero  que aguante semejante despilfarro para llenar las arcas de empresas multinacionales.
 
 El Carnaval de la resistencia

De vuelta a Gan-Gan y como final de las actividades realizamos los festejos del carnaval, con murga, zancudos, payasos, malabaristas y mucha alegría. La alegría de la resistencia y la lucha. Recorrimos las calles del pueblo repartiendo folletos y parando en el municipio, y especialmente en las oficinas que la Pan American Silver posee allí. Nuevamente se tomó la palabra para expresar el rechazo a la presencia de esta multinacional en Gan-Gan. Angel Callupil, integrante de la Pastoral Aborigen llamó la atención de la imágen en un folleto a todo color pegado en las ventanas de las oficinas de la minera  para conmemorar el día de la mujer. En ella, el rostro de decenas de mujeres se completaba con una frase florida para la ocasión. «Olvidaba la minera que el día de la mujer recuerda el asesinato colectivo de cientos de mujeres que reclamaban por condiciones dignas de trabajo, y cuyo patrón cerró con llave y prendió fuego la fábrica con las mujeres dentro».El día de la mujer recuerda la lucha» Nos explicaba Angel. Entre las mujeres fotografiadas en el prolijo folleto se encontraba el rostro de pobladores locales con sus característicos rasgos indígenas. Algunas de ellas estaban en el carnaval manifestándose en contra de la minera. Olvidó pedir permiso para fotografiarlas y utilizarlas en su miserable fin propagandístico.

Pablo Palicio Lada