La cumbre ambiental del Chubut, encabezada por el gobernador Mario Das Neves y el Obispo de Comodoro Rivadavia, Joaquín Lahoz, se congregó ayer lunes en Rawson y expresó su “enérgico rechazo” a la posibilidad que impulsa el gobierno nacional de instalar en Sierra Grande, Río Negro, una central nuclear. El Gobernador se refirió al frustrado proyecto de ley para prohibir la minería metálica y de radioactivos impulsada por las asambleas de Chubut por el mecanismo constitucional de Iniciativa Popular: «Los vamos a revisar y enviar a la Legislatura antes de fin de año. «Si cedemos a entregar el agua estaríamos poniendo en riesgo nuestra propia existencia», aseveró Das Neves.

Fuentes: Radio 3, El Patagónico y Jornada

Ver también:

En el marco del multitudinario encuentro, realizado en las instalaciones del Centro Cultural “José Hernández”, dicho manifiesto fue acompañado con su firma por los intendentes de las localidades de Chubut (a excepción de Carlos Linares, de Comodoro Rivadavia); asociaciones y entidades gremiales, ambientalistas, vecinales, intermedias y de ciudadanos, así como representantes de cámaras empresarias, turísticas, legisladores nacionales y provinciales.

Das Neves reiteró que el objetivo es construir un Chubut sin megaminería y deslizó que la central nuclear “viene acompañada por valijas, así como los pro mineros son pagados”. El mandatario instó: “Bienvenidos a los que quieran invertir pero vamos a discutir en qué quieren invertir. Bienvenidos los que quieran invertir en energías limpias, renovables”. Y graficó que “el agua es oro, es la vida”.

El gobernador puso en valor el reconocimiento internacional de “la marca Patagonia” y enfatizó que desde Chubut “nos oponemos terminantemente, sin ningún tipo de concesión” a la central nuclear. Recordó que Sierra Grande está muy cerca de Península Valdés, Patrimonio de la Humanidad. “Marcaría una mancha muy grande en nuestra marca Patagonia”.

Das Neves reiteró que las empresas del sector minero en Argentina son “las que más desocupación han producido en el primer semestre y las que más beneficios recibieron de Nación. Son un fracaso absoluto”.

Ministro

Por su parte el ministro de Ambiente, Ignacio Agulleiro, señaló que una planta nuclear “nos va a dejar un grave pasivo ambiental, con solamente 30 o 40 años de explotación nos va a dejar más de mil años de sustancias radioactivas en nuestra zona”. Reclamó preservar Península Valdés, a la que definió como “el gancho que tiene la zona para desarrollarse turísticamente y lo mismo pasa con San Antonio Oeste o Las Grutas”.

La energía eólica “es más limpia, más segura y más barata que la nuclear, por eso la idea del gobierno nacional de impulsarla en Patagonia no tiene ningún sentido”. “En el mundo la energía nuclear se está apagando y muestra son los graves accidentes en distintas partes”. Construir la planta requiere un inversión de 8 mil millones de dólares. Con esa plata se podrían poner en servicio más de 6 mil aerogeneradores, con una potencia real más de 4 mil megas contra una potencia de mil de la planta, según explicó el ministro de Ambiente.

“Es un proyecto fuera de época y tenemos que repudiar desde la Patagonia por la cuestión ambiental y la cuestión estratégica para el desarrollo de toda la zona”. Agulleiro indicó que “mal que le pese al gobernador de Río Negro siempre que está en juego algún interés ambiental o algún recurso de nuestra provincia vamos a estar ahí para oponernos al desarrollo de estos en todos los ámbitos posibles”.

El ministro dijo que el tema se discutirá en el Congreso de la Nación. “Por eso todos los candidatos a diputados tienen que dejar plasmada su idea sobre el desarrollo nuclear; tenemos que trabajar juntos para poder parar esto”.
En cuanto al argumento de que la central nuclear generará empleo, Agulleiro explicó que desde el Gobierno “pretendemos que haya demanda de mano de obra pero entendemos que todo esto sin una preservación ambiental no tiene sentido. Tenemos que propiciar el desarrollo de nuestras localidades pero preservar el medioambiente”.

El agua 

Además se firmó con los municipios el convenio de Promotores Ambientales Regionales y el acta acuerdo de aprovechamiento racional del agua dulce, mientras que Das Neves también suscribió el decreto que regula el uso del agua dulce en la industria petrolera y el proyecto de ley de Uso Responsable del Agua, que será elevado para su tratamiento a la Legislatura provincial.

El documento contempla el uso domiciliario del agua dulce, donde estipula que se deberán evitar pérdidas en la distribución, se debe promover el eficiente uso domiciliario y el aprovechamiento de aguas residuales domiciliarias para evitar vuelcos.

También tiene en cuenta que se debe evitar el derroche en el riesgo agropecuario y promover la implementación de sistemas de riego más eficientes. También, el acuerdo firmado, indica que en la producción industrial se debe favorecer la utilización de agua no dulce (salada o de reúso) para los procesos industriales con el objetivo de propiciar en el ámbito industrial el consumo cero de agua dulce.

En este marco también Das Neves anunció que, tras realizar las evaluaciones correspondientes, antes de fin de año se elevará al Parlamento Provincial la iniciativa popular, que fue apoyada con sus firmas por 13 mil chubutenses y promueve la prohibición de la megaminería en Chubut.