La democracia no es instrumental. Es un sistema que debería permitir igualdad de condiciones. Algunos funcionarios y gobernantes ante la cercanía de elecciones, se llenan de fervor hablando de democracia. Pero al momento de la gestión, articulan una puesta en escena, donde prevalecen negociados y manos invisibles. La democracia no se puede utilizar al antojo de aprobar leyes a las apuradas, no es sano cuando se utiliza para menospreciar la voz popular, y menos para justificar represiones en nombre de la paz social. Tal es el caso de la legislatura de Chubut, donde se exhibe la hipocresía y el engaño a cara de piedra. Podemos narrar esta impunidad con la historia de dos proyectos.

Declaración de la Unión de Asambleas Patagónicas (UAP)

El primer proyecto es la Iniciativa Popular, presentada por los vecinxs de Chubut. Como ha declarado la UACH (Union de Asambleas de Chubut): «Esta Iniciativa Popular es una herramienta legal contemplada e incluida en la Constitución de la provincia de Chubut desde el año 1994; habilita al pueblo a presentar un proyecto de ley para que luego tenga efectivo tratamiento parlamentario. En el año 2014 por primera vez en la provincia, el pueblo hace uso de esta herramienta, iniciando «La otra campaña», reuniendo más de 13.007, que fueron presentadas al Tribunal Electoral Provincial el día 4 de abril del año 2014 (…) Alcanzado y superado el 3% del padrón electoral en apoyo a la iniciativa, la misma fue aprobada por el Tribunal Electoral Provincial, dejando por sentado que el cuerpo legislativo debe considerarla y darle tratamiento en el término de 6 meses a partir de su presentación, tiempo delimitado hasta el día 26 de noviembre del corriente año». Los legisladores de Chubut, han hecho lo imposible por dar de baja la iniciativa. Tal es así, que en comisiones, la volvieron atrás, al Tribunal Electoral Provincial, organismo que volvió a ratificar, tras una exhaustiva revisión, las firmas de los vecinxs.
Los legisladores no han tenido tiempo ni oportunidad para tratar la iniciativa. Han pasado varios meses, y aun están en veremos.

Así llegamos al segundo proyecto. La zonificación minera en Chubut establece en que partes del territorio se puede realizar la actividad minera y bajo qué condiciones. En otras palabras, generar zonas de sacrificio legales, aprobadas por la mayoría de la cámara. El diputado Jara, quien presentó el proyecto, expresó ante un medio que él representa a los pobladores de la meseta: «el respeto al derecho humano de los pobladores de ese lugar de la provincia, como es el de aprovechar la riqueza que tienen para un desarrollo sustentable, que hoy se les está prohibiendo». El sostiene su representación en los dichos de dos intendentes: el de Paso de Indios, Mario Pichiñán y el de Trelew, Máximo Pérez Catán, quienes argumentan que los pobladores piden la megaminería. Para justificar este pedido de la gente, el mismo Pichiñan presentó un pliego con unas 1.500 firmas, de las cuales se comprobó que 417 estaban duplicadas. Raro apoyo el que sostiene este intendente, ya que además se comprobó que ninguna de las firmas pertenecía a pobladores de Paso de Indios. Como si fuera poco varios pobladores de esta localidad, salieron a los medios a comunicar que no existe licencia social: «Lo que existe son presiones, falta de información, problemas con el agua y la salud de las personas y, a esta altura, una pérdida notable de la calidad democrática y de vida, de una población, que intentan que no se exprese». Agregaron, estos pobladores, que se elevó una nota al Intendente Pichiñan, con más de 170 firmas, donde solicitan la realización de análisis del agua que consumen a diario. La nota fue ignorada. Sin embargo los pobladores declaran que algunos días el agua sale de color verde o azul y que desde hace un tiempo se vienen dando casos reiterados de diversas enfermedades que afectan a la población, como diarreas, parálisis facial y presión alta, en muchos casos en niños de la escuela primaria. El gobernador Buzzi dijo: «Yo creo que la licencia social en la Meseta está muy consolidada, la gente está pidiendo eso y nos da una esperanza para que en un futuro se puedan dar los proyectos que hay en el lugar». Más extraño suena que el gobernador sostenga esto, ya que Ceferino San Martin, poblador y pequeño productor de la localidad de Gastre, se acercó a un medio para decir: «Nosotros en la meseta no queremos megaminería ni queremos mafia ni corrupción» y agregó «… nuestros funcionarios de turno no quieren oír, nosotros estamos trabajando, a partir del año 2010, productores y vecinos de localidades tanto de Gan Gan como de Gastre y todas las zonas aledañas manifestándonos en contra de los mega emprendimientos que quieren hacer en la meseta; específicamente en megaminería».

Dos proyectos que demuestran como, algunos representantes, abusan de la democracia a su antojo y sólo expresan impunidad por cada uno de sus poros.

Para los legisladores es más urgente el de zonificación del territorio. Lo que no dicen es el porqué de la urgencia. Por ley Chubut prohíbe la minería a cielo abierto, pero Nación planea una planta de uranio en Cerro Solo. No sólo la planea, sino que antes de siquiera debatirse el tema en la legislatura de Chubut, La Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción al Presupuesto 2015, el cual incluye en uno de sus anexos, referido a la proyección de obras, la construcción de una planta piloto para la producción del uranio en el Yacimiento Cerro Solo en el norte de Chubut.

Así se arman los negocios. La legislatura de Chubut al servicio del saqueo y la entrega.

Permitir este arbitrariedad no está en nuestras intenciones. Por eso seguiremos manifestando:

· Exigimos el inmediato tratamiento de la Iniciativa Popular.

· Repudiamos el menosprecio al tratamiento de la voz del pueblo de Chubut.

· Repudiamos el proyecto de zonificación, porque lo entendemos como una zona de sacrificio, no sólo de poblaciones afectadas, sino de las aledañas por la contaminación del agua y el aire.

· Repudiamos a los legisladores de Chubut, por ser títeres del Gobierno Nacional.

· Repudiamos al gobernador Buzzi por sus mentiras públicas y manejo deshonesto de la información.

· Al gobernador Buzzi, a los legisladores entreguistas y demás funcionarios les decimos: Sean honestos por una vez en sus vidas, busquen trabajo en las corporaciones y dejen de cobrar el sueldo de representantes del pueblo.