Ecologistas en Acción ha advertido de la posible rotura de la presa de lodos del Proyecto Riotinto en Huelva, lo que supondría, según el comunicado de la asociación, «más de diez veces la cantidad de lodos tóxicos que vertió la balsa de Boliden en Aznalcóllar». El proyecto está gestionado por Atalaya Mining, la empresa que pretende reactivar la mina de Touro en Galicia.

Fuente: Galicia Press

Según la confederación de grupos ecologistas, la presa rebosó con las pasadas lluvias del mes de abril. Cuenta con tres secciones dispuestas en cascada -Gossan, ya colmatada; Cobre, iniciada en 1970 y recrecida en 2016; y Auzadera, iniciada en 1987 y recrecida en 2016-, y la rotura de alguna de ellas «podría provocar una rotura en cadena de todas», informa. «En cualquier caso», continúa el comunicado, «los lodos caerían desde alturas de entre 46 y 64 metros al arroyo Rejoncillo y al barranco de la Aguzadera, y en poco más de 30 minutos llegarían al río Odiel».

«Ecologistas en Acción denuncia malas prácticas de Atalaya Mining en la gestión de la presa, que están acelerando el deterioro y la inseguridad de la misma», reza el escrito. «No están respetando la distancia de seguridad de 50 metros de playas entre el agua y los muros de contención, lo que indica que han sobrepasado con creces la capacidad permitida, y el agua está erosionando esos muros muy peligrosamente», dice la confederación.

Acusa a la empresa de querer «ahorrar costes», ya que, según dice, «Atalaya Mining ni siquiera ha construido la plana de espesados de lodos» que exige la autorización ambiental de 2014 y de 2015, que obligan a reducir por debajo del 50% el contenido de agua en los lodos.

Ecologistas en Acción acusa también a la Administración autonómica por no tomar medidas ante esta situación. «La Junta de Andalucía conoce y permite los incumplimientos de Atalaya Mining», dicen. «En abril de 2016 la autoridad minera de Huelva acordó la paralización de la actividad de vertido de lodos por incumplimiento de las condiciones de espesado, pero en apenas tres semanas la Dirección General de Minas levantó esa paralización», sentencian.