Un artículo científico, escrito por Johan Van de Wauw, de la Universidad de Gante (Holanda) muestra que los niveles de Arsénico están aumentando rápidamente en el agua subterránea de San Miguel Ixtahuacán, donde Montana Exploradora (subsiduaria de Goldcorp Inc.) explota la mina Marlin.

 

 

Por COPAE

21/10/2010. Un análisis de los datos de monitoreo de la misma empresa Montana demuestra que las concentraciones de Arsénico en el agua subterránea que se utiliza en el proceso minero, están aumentando rápidamente. Por otra parte, en algunas fuentes de agua subterránea alrededor de la mina el Arsénico se encuentra «a niveles 26 veces por encima de la norma de la salud de la Organización Mundial para la Salud». Especialmente en una zona donde las aguas subterráneas son utilizadas para el agua potable, estas concentraciones son alarmantes.

Esta preocupación se ve reforzada por la detección de Arsénico en la orina de las personas alrededor de la mina y un aumento en los reportes de enfermedades relacionadas con el Arsénico. Ya se sabe que ciertas concentraciones del Arsénico en el agua potable causan el cáncer de vejiga, pulmón, piel y daños al sistema nervioso central, así como en los vasos sanguíneos, por lo que no se debe subestimar la amenaza. Todo esto demuestra que una investigación independiente más amplia sobre esta cuestión urge.

Para leer el estudio, pinche aquí